Connect with us

Cuando el ciclismo estaba más repartido

Opinión ciclista

Cuando el ciclismo estaba más repartido

Tiempo de lectura:2 Minutos

Estos días vi una foto de todas las bicis del pelotón español para la temporada 1990. No recuerdo dónde la vi, creo que era una portada de Bicisport, pero sí me llamó mucho la atención. Ahí estaban los maillots del Seur, del Lotus, del Puertas Mavisa, del Wigarma, de la ONCE, del Banesto,… qué estampa, qué abundancia.

De aquel ciclismo, que quizá idolatremos sin motivo racional, pasamos a éste, al del Team Movistar y al del Caja Rural. No hablaremos de la crisis de patrocinios, de lo complicado que es sacar una estructura adelante,… de todo eso ya hemos hablado, casi hasta aburriros. Hablaremos que quizá lo que pasé aquí no sea el síntoma de lo que ocurre en todo el universo ciclista, donde todo tiende a concentrarse, todo acaba en las mismas manos, todo concurre en el mismo sitio.

Y qué pasa, pues que tenemos graves problemas de espectáculo, auténticos tostones vestidos de World Tour y todo lo que queráis que creo que no le hace un favor a este deporte.

Hoy en la segunda, y tediosa, etapa de País Vasco, donde lo más atrayente era el paisaje de viñedos desnudos, intervino en Eurosport Pablo Lastras, ahora en labores técnicas de Movistar, hablando de lo importante que era para el equipo un ciclista como Andrey Amador y lo importante que es para el corredor pertenecer a este equipo, incluso cuando, con sus posibilidades personales, no va a poder aspirar en el Giro más allá de lo que le permita Nairo.

Y ese es precisamente el problema, y no sólo por el Movistar, por todos los grandes bloques, que hacen acopio de talento y secan las posiblidades de los demás, al margen de privar al aficionado de corredores que por separado darían muchísimo más espectáculo. Ahora se llega a un punto de la etapa y empiezan los colores en fina india a subir, por izquierda, derecha y centro. La línea azul lleva a Valverde, la negra a Froome, la roja a Contador,…

En el ultimo Tour lo vimos, a la carrera donde van los mejores, con sus mejores hombres, con sus mejores preparaciones, solemos ver bodrios de carreras. Ocurre, a veces, que surge un genio que rompe esquemas y salta la banca, como Gilbert en Flandes o Nibali en el último Giro, pero la tónica del cilcismo moderno va por otros derroteros.

Le dijo Eduardo Chozas a Lastras que en su época la cosa andaba más repartida, y le asistía la razón. Marino en un equipo, Gorospe en otro, Pino en un tercero,… y así hasta varios bloques que tenían calendario y alegrías para repartirse. Sí ya sé, diréis que es pura nostalgia, pero si de algo me tengo qe acordar de esa época, es precisamente de eso.

Y si no mirad las dos primeras etapas de País Vasco o algunas de la Volta, París-Niza, Tirreno,… fuga matinal con los equipos continentales, Cofidis y Caja Rural en la Itzulia, y el juego gordo para los WT que corren obviamente en otro nivel y lo hacen valer. Llamadme iluso, pero apena verlo.

Imagen tomada de FB Euskal Herriko Itzulia

INFO

Controla dónde esta en cada momento tu #bicicleta con Nacex

Clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Más en Opinión ciclista

Patrocinado

Inicio