Cuando hablo de Manolo Saiz no puedo ser objetivo

7
18
vistas

La noticia de la creación del Aldro Team es una gran noticia. No cabe ninguna duda. En un país que cuenta únicamente con un equipo en el World Tour y que en su cita más importante, la Vuelta a España, sólo ha podido sumar la presencia del Caja Rural a la de la escuadra telefónica, el nacimiento de un nuevo equipo es, necesariamente, una de las mejores noticias que pueden producirse. Que, además, la empresa patrocinadora sea una de las más potentes del sector y con más de 2.500 empleos directos a las espaldas, no hace más que sumar más calibre. Además, que Aldro Team nazca ya con su propio centro de alto rendimiento aparejado añade todavía más seriedad a la cosa.

Pero, cuando Joan Seguidor, o su alter ego, que lo mismo da, me pedía que escribiera algo sobre el regreso de Manolo Saiz al ciclismo, le avisaba: será una pieza subjetiva. Y, como él decide qué se publica en este blog y ya sabe que, entre amigos, no hay compromiso, les diré mi opinión sincera sobre el regreso del técnico de Torrelavega. Sea correcta o incorrecta políticamente. Guste o no. Luego, será Joan Seguidor el que decida si ustedes deben llegar a leerla o no. A mí, en realidad, me da igual.

Disculpen si esa última frase le ha molestado al lector, pero les aseguro que me importa muy poco lo que opine al respecto el respetable. Porque Manolo Saiz, sobre todo, es una persona a la que le tengo un gran afecto. Manolo Saiz es, para el que esto escribe, alguno de sus más tiernos recuerdos ciclistas de infancia. Manolo Saiz es el primer director que le llevó, cuando apenas tenía 8 o 9 años, sentado a su lado en el coche de equipo en una carrera profesional (creo que era una Bicicleta Eibarresa). Manolo Saiz es, sobre todo, un amigo de mi familia desde hace mucho tiempo. Un amigo al que veo mucho menos de lo que me gustaría. Un amigo que sabe que le quiero y que sé que me quiere. Manolo Saiz es, por dejarlo claro, una persona sobre la que no puedo ser objetivo.

Intentando serlo al máximo, aunque habiendo dejado claro que no puedo serlo, intentaré analizar, de una forma objetiva, el regreso del controvertido técnico de Torrelavega que, sin duda, es una gran noticia. No sólo para el ciclismo español, que también, pero para el ciclismo en general.

¿Qué problema hay con que Manolo Saiz vuelva al ciclismo? Absolutamente ninguno. No puede ser un problema el hecho de que el técnico que más revolucionó este deporte en su época al frente de la ONCE (el primero en introducir pinganillos, los cambios electrónicos, nuevos materiales en la ropa…) vuelva a ponerse al frente de un equipo con mucha proyección de futuro. ¿Se equivocó Manolo en algo? ¡Claro que sí! Manolo se equivocó en muchísimas cosas, no sólo en las que todos ustedes están pensando.

Manolo metió la pata en un sinfín de ocasiones, igual que cualquiera de nosotros. Todos nos equivocamos, pero no todos estamos en el ojo mediático como lo estuvo él. Manolo, llegado un momento, murió de éxito. Quizás, se llegó a creer su propio personaje. Manolo el personaje llegó a comerse a Manolo la persona. Se hizo enemigos demasiado poderosos y, arrogante como es, no supo medir su frenada. Llegó demasiado alto y cuando cayó, el ostión fue bestial.

Manolo, nadie lo niega, tenía que purgar sus pecados. Necesitaba, porque era bueno para el deporte y, sobre todo, para él, estar un tiempo fuera. Alejado. El ciclismo, en ese momento, necesitaba descansar de él y él del ciclismo.

Pero el tiempo pasa y todo el mundo merece una nueva oportunidad. Porque todos aprendemos con el tiempo. Sobre todo, lo hacen las personas inteligentes y Manolo es una de las personas más inteligentes que conozco. Es zorro, en el buen sentido de la palabra.

Ha estado lejos del ciclismo muchos años y ha tenido tiempo de aprender. Ha llegado ya el momento de abrirle la puerta y de recibirle con los brazos abiertos. Entenderé, no es mi caso, que habrá quien le esté vigilando. Quien le mire con recelo. Pero, no lo duden, vuelve el revolucionario y lo hace con más fuerza que nunca. Si no se lo creen, sólo tienen que leer bien los detalles del nacimiento del Aldro Team. Fíjense y díganme, con el corazón en la mano, si el conjunto cántabro no nace ya dando un paso de gigante respecto de todo lo que se conoce en el mundo Elite y Sub23 en España.

Por Nico Van Looy

Publicidad

7 COMENTARIOS

  1. Con el permiso de todos (un saludo, Joan), quisiera expresarme sobre esta entrada. Si recuerdo con particular calidez un tiempo, fue el de la ONCE y los equipos españoles contemporáneos -de todos colores y sabores, cabe agregar-, donde Banesto destacaba en términos de figuras e infraestructura. Y aquí está la cosa: Creo que después de Guimard, si hubo un director técnico innovador, polémico e inconformista, que supo transmitir el hambre que sentía a sus corredores, fue el cántabro de Torrelavega. Cierto, le faltó ganar el Tour y en su obsesión tomó rutas suicidas, pero -entre otras cosas- siempre recordaré que ganó la Vuelta con Mauri por capacidad táctica y sufrimiento encima del futuro ganador en Francia (y con todo un Pedro Delgado a su servicio, como dijo Guimard). Bienvenido, Sr. Saiz, por mi parte se le estima, se le respeta y, sobre todo, se le extrañaba.

  2. Hola, entiendo que no quieras responder a mi pregunta, y más dejando claro desde el principio que no puedes ser objetivo, pero yo la lanzo por si acaso como un ataque suicida… ¿Crees que podemos confiar los aficionados/practicantes de este gran deporte que queremos y creemos en un ciclismo 100% LIMPIO (quizás ilusos e inocentes pero firmes en nuestro concepto de deporte) que Manolo Saiz va a hacer las cosas bien, o como mínimo en este aspecto?

    • Gracias David por tu comentario
      Primero he de puntualizar que el artículo es de nuestro amigo Nico, que además tiene un conocimiento del personaje y su entorno realmente bueno.
      Dicho esto, el ciclismo se flagela ya suficiente como para estar revisando todo continuamente.
      Si Manolo tiene el pasado que tiene eso es algo que siempre le acompañará, pero si no pasamos página no evolucionamos. En otros deportes se readmite a gente que hizo mal las cosas y en ciclismo se nos hace un mundo.
      Por qué??? pues porque somos más papistas que el Papá y así es muy complicado avanzar.

      • A eso me refería, si de esta manera el ciclismo evoluciona o involuciona… La historia es más útil de lo que parece; sirve para enmendar los errores aunque cueste y sea hasta pesado, para pararse de vez en cuando y hacer autocrítica. Eso es lo más saludable. Se puede avanzar con una venda en los ojos pero al final te estampas.

        Yo no sé si este hombre habrá hecho autocrítica, pero si él mismo se declara inocente, es que o es inocente de verdad, o poca autocrítica habrá hecho… Al fin y al cabo el que se juega la vida es el ciclista. Y es el que corre el riesgo de trombosis, infartos, etc. Los “medicos”, directores… solo animan el cotarro. Pero nada, hablemos de ciclismo y de héroes.

        Gracias por responder y lo siento, pero es que la indiferencia ante esto me mata.

        • Hola David,

          Perdona la tardanza en constestar, pero no había visto tu pregunta. Espero que, a pesar del tiempo, todavía la leas. Como ya dejo claro en la columna de opinión (muy importante enmarcar el texto en ese género), me parece que el regreso de Manolo es una gran noticia.

          En cuanto a tu pregunta concreta, por lo que le conozco y lo que me transmite cada vez que hablo con él, te diría que sí. Se puede confiar en él. El ciclismo que Manolo abandonó y el actual no se parecen demasiado. Y no se parecen porque, en líneas generales (lo de 100% limpio lo pongo tan en duda en el ciclismo como en cualquier otro deporte), aquella bacanal de trampas ya no está socialmente aceptada dentro del pelotón. En aquella época, todos sabían lo que sucedía (de verdad, todos) y lo aceptaban por acción u omisión. Hoy en día las sanciones son más altas, los métodos de detección son mejores, el aficionado más sabio y menos tolerante y las empresas, que son las que pagan, salen por patas a la mínima. Eso antes no ocurría.

          Manolo ha purgado sus pecados. De él dependerá no repetirlos, claro. Pero, a tu pregunta concreta: sí, se puede confiar en él. Y en cuanto a lo de la involución, no puedo decirte nada porque respeto el ‘off the record’, pero ya he visto muchas cosas que va a hacer Aldro Team y más que una involución me parece una auténtica revolución. Si no lo hubiese hecho Manolo, lo que vamos a ver este mismo año, habría tardado, quizás, más de cinco o diez años en llegar al ciclismo. Ya verás.

  3. Pues, yo creo que no hace ninguna falta que regrese el, ni belda, ni riis, ni vinoukurov, ni tantos que no se han ido, y que han convertido el ciclismo en un deporte que solo lo seguimos 4 frikis,
    La credibilidad del ciclismo no necesita para nada a Manolo, que si no llega a ser xq lo ligaron directamente traficando con productos dopantes, aun seria director de algun equipo protour, (una cacicada que invento el, para que pasase lo que pasase vivir como una garrapata parasirando el ciclismo) jodiendo a ciclistas, ya que los dopadores nunca pagaban cuando dopaban mal y sus ciclistas eran cazados, como le paso por ejemplo a Heras.

Deja un comentario