Cuando la fixie empezó a ser negocio

0
19
vistas

En el año 2010 Xavi estaba viviendo en Londres. Allí descubrió las bicicletas fixie y se compró una para moverse por la ciudad. Al volver a España se dio cuenta que nadie vendía estas bicicletas aquí, así que compró veinte unidades a un distribuidor de Londres y las metió en el garaje de su padre. Me contactó e hicimos una sencilla web con los cinco modelos de bicicleta que teníamos para ver si se vendían o no. En dos meses se vendieron todas y decidimos hacer algo más serio y profesional, algo como montar un eCommerce, que sería el primero en Europa en vender online bicicletas de piñón fijo, componentes y accesorios. Acababa de nacer Santa Fixie.

Como en todos los comienzos, no teníamos oficina ni almacén, trabajábamos en casa, y cuando entraba un pedido, nos llamábamos por teléfono ilusionados: “Hemos vendido una bici”, “un chico de Valencia nos ha comprado un candado”… Cuando empezaron a entrar más pedidos y ampliábamos nuestro catálogo, nos vimos en la necesidad de tener un mini almacén, y abrimos nuestra primera oficina con almacén en el distrito [email protected] de Barcelona. El primer año estuvimos trabajando rodeados de cajas, ruedas, bicicletas y componentes.

En estos años todo ha cambiado mucho, se ha evolucionado hacia un conocimiento más preciso de este tipo de bicicletas por parte de todo el mundo en general. Digamos que el mercado ha madurado, como es natural. A todo ello también han contribuido blogs, cuentas de Instagrams, critériums, acontecimientos y otras tiendas que han ayudado a generalizar el uso de las bicicletas de piñón fijo y a que la gente sepa que eso que ven, a parte de los colores del cuadro o de las ruedas, es una bicicleta fixie, que sólo tiene un piñón y que no tiene frenos.

Por otro lado las marcas y distribuidores también han caminado un buen trecho en este sentido. La calidad y variedad de componentes y bicicletas en sí ha mejorado sustancialmente. Hay muchas más marcas y más posibilidades para que la gente pueda personalizar su bicicleta, algo que no es baladí, pues la bicicleta al final es parte de la personalidad de su propietario.

Esta evolución la hemos visto en nuestros primeros clientes, esos que empezaron a montar en fixie hace ya seis años o más, que lógicamente empezaron con bicicletas sencillas. Ahora tienen cuadros de pista de alta calidad y ruedas casi profesionales. El sector ha madurado y los clientes exigen mejores componentes y accesorios para sus bicicletas.

2

Para nosotros la clave ha estado en responder a los clientes bien y rápido en todos los sentidos. Quiero decir, en el año 2011, que parece que fue hace poco tiempo, pero para Internet es un mundo, la gente no estaba acostumbrada a comprar por la red. Imagínate tomar la decisión de comprar una bicicleta de 400 euros por Internet en ese año. Sin verla, sin saber si fiarte o no de esta tienda, etc… Había muchas barreras. Y teníamos que intentar romper todas las posibles. Contestábamos teléfono enseguida, los emails por las noches y fines de semana. Enviábamos en 24 horas. Poco a poco la gente fue confiando y hablando bien de nosotros en páginas, foros y redes sociales. Supongo que así empezamos a coger las primeras buenas olas.

¿Que por dónde irán los tiros? Buena y complicada pregunta. No solemos acertar mucho cuando hablamos del futuro de los mercados de la bicicleta, ni de cómo serán las cosas en dos años, pues todo cambia muy rápido. Internet, gustos, poder adquisitivo y razones macro económicas,… todo crea complejas tendencias de compra que son difíciles de predecir hasta para los economistas más expertos del mundo. Pero siguiendo un poco la evolución de estos últimos años, y el apoyo que está teniendo la bicicleta en muchas partes del mundo por parte de las administraciones, creo que más gente se sumará al movimiento de ir en bicicleta cada día, lo cual beneficia directamente a la salud y felicidad de estas personas y a la mejora de la calidad de vida de sus ciudades.

Respecto a las fixies, supongo que veremos como algunas pequeñas tiendas cerrarán, como hemos visto estos meses de atrás, porque es complicado ahora mismo mantenerse y ganar dinero. Y surgirán nuevas oportunidades para los que se mantengan en la lucha. El mercado se va abriendo poco a poco y las fixies son muy bien acogidas por nuevos grupos que no las conocían, y que les encantan a nivel estético y quieren una.

La estética juega un nivel muy importante aquí. Yo quiero tener una bicicleta fixie de esta manera, porque no quiero las bicicletas que venden los grandes almacenes. Quiero algo mejor, algo diferente, que me identifique y me haga pertenecer a un determinado grupo. Aquí entramos y queremos seguir entrando nosotros.

Por Juan Pablo Alberca, @Txampa, cofundador con Xavier Claveria de Santa Fixie

INFO

3

Presente en España, Francia, Italia, Países Bajos y Bélgica, Santa Fixie aterriza en UK, donde casi sin saberlo empezó todo.

Publicidad

Deja un comentario