Cuando los juegos Olímpicos no compensan

0
5
vistas

A finales de 2014, en nuestro amigable repaso a los casos y cosas que definen una temporada, dijimos que, para nosotros, el hombre del año había sido François Pervis. Entre otras cosas, el francés, veloz como una centella, había logrado batir dos récords en 200 metros y kilómetro en poco tiempo, hizo el grand slam de los velocistas, tres veces campeón del mundo en todo lo que podía serlo y casi lo repitió en París en el mundial siguiente.

Todo perfecto, todo laurel, pero él siembre decía lo mismo. “Hasta que no lo corrobore en los Juegos, nada de nada”. Con los pies en el suelo, siendo sincero y claro, Pervis ha ido a los Juegos y ha pasado con más pena que gloria, sin pisar una final y con un bronce, diluido en el equipo de velocidad.

Ya nos lo advirtió Itmar Esteban en las previas de la pista. Pervis, fuera de su hábitat natural, las pistas japonesas donde se gana la vida, ha perdido mucho y lo cierto es que ha sido una nota exótica, más que otra cosa en las carreras de velocidad de estos juegos.

Pauline Ferrand-Prévot era otra de las puntas de lanza de la selección francesa en ciclismo. Su palmarés es de estruendo, ha sido campeona del mundo en todo, salvo pista. Tres veces en BTT, una en carretera y otra en ciclocross. No había disciplina que se le resistiera, lo que tocaba se convertía en oro, pero las tornas en Brasil se giraron.

Prévot iba a dos carreras en Rio, grandes objetivos salpimentados de muchos problemas: sentimentales, físicos y de equipo. Todo fue una pelota que se llevó por delante una planificación excesivamente ambiciosa. Desconocida en la brillante carrera femenina de fondo, acabó abandonando la de BTT. Desconsolada, como admitió, quizá la realidad le ha hecho ver que abarcarlo todo es a veces imposible.

Ya veis, dos de las vedettes de la escuela francesa que no pueden con los Juegos, esa cita que da y quita gloria, pero que no ofrece revancha hasta cuatro años después, y es que las mieles olímpicas saben bien, pero apostar por ellas no es sencillo, más cuando debes hipotecar cuatro años sin la certeza de que las cosas te salgan bien.

Pervis ha sacrificado la pista de standard europeo, por tanto UCI, por los ingresos en los hipódromos nipones, Prévot alarga sus campañas porque el ciclismo femenino da para lo que da. A Río ha llegado extenuada. En ambos casos, los Juegos no compensan.

Foto tomada de http://www.businessinsider.com/

INFO

La Bkool Summer Cup sigue on fire con casi 1800 participantes y un montón de actividad en los Retos Semanales. La Semana pasada en nuestro Reto Spiuk volvimos a reunir a más de 50 ciclistas que compitieron en un Desafío realmente apasionante sobre el circuito de MTB de la prueba de los JJOO de Río.

Esta Semana estrenamos la Semana Mammoth, que como siempre llega con un montón de regalos y sorpresas, que incluyen un Desafío sobre la ruta de bicicleta de la prueba de Triatlon de los JJOO.

Deja un comentario