Connect with us

Cuando tocamos el cielo de Flandes

Mundo Bicicleta

Cuando tocamos el cielo de Flandes

Endura LDB Di17
Cambrils ZC, Gran fondo
“Es muy fuerte. Es muy fuerte” gritaba no sé a quién Wilfried Peeters desde el coche cuando quedaban, si no me equivoco, unos treinta kilómetros para llegar a la meta del Tour de Flandes. Una eternidad. El director del Quick Step aún estaba flipando con el acto de desobediencia colectiva que había ejecutado su estrella Boonen, cuando se dispuso a ejercer de lanzador del gran favorito en el mediodía flamenco, el gladiador de éxito, Cancellara. Circulaba por delante el siempre efectivo Sylvain Chavanel, ese ciclista que se hace grande por tesón. La escuadra del parquet, otrora combinado irreprochable en Flandes, hoy ha rozado la catástrofe de la mano del corredor que más gloria les ha dado. Quizá por esa licencia, y a causa de saberse con opciones actuando a la desesperada Tom Boonen había jugado tan mal sus cartas. 
Pero con ello, y otros muchos ingredientes ésta ha sido la mejor edición de muchas que hemos visto en Flandes, y si quiera las erratas de la estrella flamenca han sido propicias para privarnos de un espectáculo que parecía prohibido cuando el del Leopard dio con un canto en los dientes a sus rivales.
Increíblemente, cuando todos apuraban las escasas opciones de Chavanel de salir indemne del Kappelmur, a Cancellara le llegó “Monsieur Mazo”, como diría Periquín, justo en el peor momento. En el adoquinado hacia la capilla tuvimos una carrera nueva, y en Bosberg hacíamos cábalas de cuántos valones ganaron en la hostil campiña flamenca. Gilbert era la carta ganadora surgida del caos que él mismo estuvo a punto de perderse por pinchazo. Pero al de Omega tampoco le salieron olas cuentas y por detrás se armó la caza. Todo acabó en el corte bueno, otra vez Cancellara, pundonor en la derrota más amarga, lo armó pero su punta de velocidad no es proporcional a su poderío rodador pues Nuyens, el más listo de la clase a la par que oportunista, y Chavanel le relegaron al tercer puesto más amargo jamás firmado.
Al ciudadano de Berna le queda la bala de Roubaix, pero el ciclismo es cabroncete y los actos que revisten temeridad se pagan, y hoy, aunque a Fabian le viéramos ganador a 40 de meta, en las grandes carreras, los más grandes, una vez u  otra la han hincado.

Endura LDB Di17
Cambrils ZC, Gran fondo
Continuar leyendo
Te puede interesar...
1 Comment

1 Comment

  1. ariamsita

    3 de abril, 2011 at 14:33

    Increíble la carrera, desde el momento en el que alcanzaron a Cancellara y Chavanel y se abrió de nuevo he estado con el corazón en un puño, qué delicia.Un abrazo!

Deja un comentario

Más en Mundo Bicicleta

Advertisement
Advertisement
Advertisement
Inicio