¿Cuántas vidas tiene Andy Schleck?

4
2
vistas

Los años pasan y esa carita de eterno juvenil de Andy Schleck ya flirtea  con las treinta primaveras. Por de pronto tiene29, recién cumplidas, no hace casi ni dos semanas. Sin embargo el tiempo consume personas, ilusiones y esperanzas. Andy surgió rápido, siendo segundo en aquel infumable Giro que ganó Di Luca y que repartía premios a pares entre ciclistas que no acabaron muy bien, dígase Piepoli, Mayo y Riccó. Luego fue el mejor joven del Tour, en una edición, la de 2008 de la que Carlos Sastre podría hacer una apología de la ineptitud de los hermanos luxemburgueses y director danés que le tocó padecer. Al año ganó la Lieja, en la única muesca que se le conoce fuera de julio, y fue segundo en el Tour porque Contador sencillamente era mucho mejor.

Andy tuvo un punto de inflexión en la Dauphiné-Libéré de 2012. Mientras el mundo descubría las grandes aptitudes de Nairo Quintana en Morzine, mientras asistíamos a las primeras “master class” de asfixia de rivales del Team Sky, que postulaba a Wiggins como su baza para el Tour, mientras todo eso sucedía, Andy Schleck se fracturaba la pelvis en una crono.

Nunca he vuelto a estar al 100% desde entonces” admite en esta entrevista en Cyclingtips, una entrevista que por desapercibida parece que se le haga a un cualquiera cuando hablamos, no olvidemos de un ganador del Tour de Francia, por aquel asunto jamás sabido en profundidad del solomillo irundarra.

Andy se quiere dar más tiempo, más margen y habla de 2015. Por de pronto “quiero ayudar a Frank –el sobrevalorado hermano mayor de los Schleck- y Haimar Zubeldia en este Tour”. Ideas claras en su fuero interno que no sé cómo sentarán en el seno del Trek, otro equipo que tampoco va sobrado de presupuesto y victorias y que ve cómo uno de sus mejores asalariados se toma las cosas con calma y no sólo eso sino que alimenta la ilusa esperanza de que su hermano pudiera volver a pisar el podio, algo que sólo Andy debe ver claro. Guercilena debe estar que se sube por las paredes.

Desde que ocurriera su fractura de pelvis en 2012, Andy sólo ha ofrecido una duodécima plaza en una etapa del Tour del año pasado como principal baluarte a su favor. Poco, muy poco, para un ciclista que se queja de ser criticado con dureza pero que no valora que posiblemente, incluso antes de ese incidente en el Dauphiné 2012, su forma de hacer en la carretera dejaba mucho que desear, más cuando en su haber hallamos momentos de ciclismo excelso como aquella cabalgada del Izoard, el último grande en hollar tan magnífica cima.

Podría retirarme y decir que he tenido grandes momentos, pero no, quiero volver por mí y por mi familia, no porque tenga que demostrar nada a nadie” afirma el ciclista que lo fía todo al año que viene y eso en sus circunstancias es mucho fiar.

Imagen tomada de www.zimbio.com

INFO

“The Monuments”, más de cien años de epopeya ciclista resumida y bien resumida

Peter Cossins lanzó hace unas fechas esta obra que surge de la fecunda bibliografía ciclista del Reino Unido. Un fenomenal almanaque narrado de las cinco mejores clásicas con intrahistorias curiosas y reseñables y  un resumen numérico muy útil. Podéis tener más info clicando aquí

4 COMENTARIOS

  1. Siento decirlo, creo que ya lo he comentado por aquí; no me cae demasiado bien el luxemburgués. Es posible que desde la subida del 2008 al Alpe D’Huez, donde él y su hermano hicieron el “paripé”, o cuando ganó un Tour un poco… no desmerezco las carreras que ha ganado; pero que diga que hasta el año que viene no piensa centrarse… me suena a, “voy a ir a la carrera francesa, veo como me encuentro yo, que pasa con los demás, y haber si suena la flauta. Como se lo piense demasiado, se le pasa hasta el arroz.

  2. Hola Carolina. Qué quieres decir con que ganó un Tour un poco…? Al Andy Schleck del Tour del 2010 no se le puede reprochar nada. Ganó en Avoriaz y en Tourmalet y se sacó unas cronos muy respetables. Si luego Contador da positivo no es su culpa. Y si no fuera por la avería de la cadena lo hubiera ganado también en la carretera.

Deja un comentario