¿Cuántos periodistas españoles cubrirán el Tour?

2
3
vistas

Poco antes del fallo del caso de Alberto Contador tuve ocasión de hablar con un periodista de rancio abolengo con muchas ediciones del Tour a las espaldas, más alguna del Giro, otras de la Vuelta e incluso algún Mundial, lo que viene a ser el esqueleto básico de la prensa deportiva metida en harina ciclista en este bendito país. A la espera de que el TAS dictara sentencia me reconocía que de esa decisión pendía toda su agenda anual. Es decir de la suerte de Alberto Contador estaban pendientes muchos periodistas deportivos de nuestra España para saber si por ejemplo podían hacer planes vacacionales en septiembre.
Aquí ya hemos hablado muchas veces del talante deportivo español. Una charla con un quiosquero de a pie esta misma semana. La publicidad de Marca TV del Giro, buscando al “sucesor de Alberto Contador” en un caso fallado y sentenciado en su contra. El asombro de propios y extraños del seguimiento de Marca diario a la carrera de Joaquim Rodríguez en el Giro. Ayer mismo me dijeron “joder estos franceses, también van a por Armstrong. Está todo dicho.
Todo han sido muescas de este peculiar sentido de entender el deporte en España. Siempre lo decimos, el diario L´ Equipe puede abrir la misma semana con natación, atletismo, fútbol y ciclismo el viernes. ¿Eso es posible en España?. En caso de no tratarse de unas Olimpiadas y la consiguiente escalada patria en el medallero, no.  Todo lo demás nos la pela. Con todo quiero ser optimista, la oleada de deporte popular que invade nuestras ciudades, quizá abra vistas en muchos, por ejemplo de lo complicado, por no decir que imposible, que es ganar para muchos, del esfuerzo ajeno, del respeto por el mismo. Eso mismo tan esencial lo omitimos en las terribles narraciones de la Eurocopa cuando la “Roja” emplea sus artes. Padecemos narradores sin el más mínimo sentido crítico de justicia ni análisis. Ante un posible penalti en área hispana oímos a Manu Carreño: “Ya está bien así, no le demos más vueltas”. ¿Eso se enseña en las facultades?.
Por todo es conveniente preguntarse por el eco que tendrá este próximo Tour de Francia que arranca desde la capital de la Bélgica francófona, Lieja, en sólo dos semanas. La percepción de un servidor, más teniendo Eurocopa y Juegos en el horizonte, es que las redacciones y pantallas LED serán base de operaciones de muchos profesionales que quizá años atrás fueron usuales por Francia. Desde su casa quizá lo harían mejor, al son del ventilador y con el gato corriendo por casa.
Pero esperemos los acontecimientos nos den la estocada. Me explico. Que un ciclista español previsto en segunda línea dé un paso al frente. Recordemos la edición de 2008, todo el mundo lamiendo la ausencia de Contador y la gana Carlos Sastre. Por ello brindamos.
Al denso dietario deportivo de este verano se añaden hechos tales como la monumental crisis que golpea las cuentas de explotación de la publicidad de los medios y el descrédito de contenidos en el que los mismos se han hundido. Todo colabora en una nómina que creemos será modesta en las enormes salas de prensa que habilita el Tour en cada ciudad de llegada, y eso una vez más nos lleva a la reflexión que nos hizo el quiosquero, al fin y al cabo, si un español no está en primera línea “no nos interesa”. Así somos. Así nos va. 

2 COMENTARIOS

  1. Periodistas?? En primera linea de la noticia… yo diría que este año serán menos de los habituales.No están las cosas "para tirar cohetes" por lo que la mayoria de las noticas se cubrirán desde la tranquilidad de las redacciones y si tenemos suerte y uno de los nuestros se sube al cajón del podium, se hará una expección y un viaje improvisado. Tengo incluso la impresión (a lo mejor me equivoco) que incluso nuestros habituales de la tv pública este año no lo harán en directo.

  2. míralo por el lado bueno. más vale pocos aficionados pero reales, que no muchísimos aficionados de sillón y cerveza como en el fútbol, que tienen como verdadero deporte nacional opinar sin tener ni p… idea de lo que están hablando. en el ciclismo lo notamos cada julio, cuando aparece en escena el típico aficinado ciclista "sólo veo el tour" diciendo burradas en los bares y en las cafeteras de las oficinas. luego el resto del año ni se acuerdan del ciclismo.

Deja un comentario