¿Está el Giro decidido a favor de Contador?

0
5
vistas

Tal como se esperaba el Giro de Italia va entrado en su fase decisiva, y más al haber palpado las emociones vividas en la decimoquinta etapa que se desarrolló en el corazón de las agresivas y recortadas montañas dolomíticas, un escenario trascendente en la historia que ha acaparado esta ronda por etapas de rango internacional.

Si bien es cierto que la etapa de contrarreloj celebrada con anterioridad nos puso sobre el tapete las cosas más claras, también es verdad que al culminar el Giro en la cima del puerto de Madonna di Campiglio, cuya meta se situaba a una altura de 1.715 metros, una dificultad calificada de primera categoría, la situación de entre los favoritos nos ha parecido mucho más transparente, en especial  al centrarnos en analizar las posibilidades de victoria que, por ahora, alberga Alberto Contador, a pesar de las dos caídas que sufrió hace unos días, hechos que en un principio nos dejaron en una posición más bien pesimista.

¿Está el Giro decidido a favor de Contador?

Lo cierto es que Contador está casi plenamente restablecido de sus sendos encontronazos, dándonos una demostración fehaciente de que salvo un imprevisto de última hora -todo es posible en el mundo de las dos ruedas-, el triunfo absoluto en este Giro no se le va a escapar de sus manos, a pesar de que todavía quedan por delante siete jornadas de lucha en cierta manera intensa. Los Dolomitas, con sus severos jueces, obligan a mucho. La tradición y el paso de los años nos hacen pensar que el veredicto final depende de lo que pueda acontecer en las temidas cumbres alpinas. No hay vuelta de hoja.

Pero nuestro pronóstico está aquí: Contador debe ganar cotejando la lógica de lo que hemos contemplado en estas últimas fechas, valorando debidamente la etapa cara al viento dictada por el cronómetro frente a un recorrido de 59,4 kilómetros, un itinerario más o menos intrincado por su dureza y por el acompañamiento de la lluvia, una segunda pesadilla.

¿Qué porvenir le aguarda al vasco Landa?

La decimoquinta etapa entre Marostica y Madonna di Campiglio, se resolvió en la última quincena de kilómetros disputados cuesta arriba bajo un porcentaje medio del 5,9%. Allí de buenas a primeras el pelotón se disgregó en mil pedazos. Finalmente, quedó en cabeza un cuarteto integrado por el ruso Yuri Trofimov, el italiano Fabio Aru, y los españoles Mikel Landa y Alberto Contador, éste insistiendo siempre con su movimiento danzante sobre los pedales de su bicicleta.

Se libró, efectivamente, una batalla sin cuartel que se decantó a favor del corredor vasco Mikel Landa, nacido en los alrededores de Vitoria, que se impuso con notable soltura y que merece nuestro sincero elogio. Cuenta con la edad de tan sólo 25 años, es decir, está en plena juventud, en su apogeo creciente. Viendo su figura adusta, su silueta, nos percatamos que hay materia y posibilidad cara al futuro. Es un corredor de apariencia reposada, que sabe esconder su temperamento, y con un físico realmente sólido. En fin, que nos causó una muy buena impresión. El tiempo nos ha de confirmar frente a las sucesivas actuaciones que nos han de venir de su parte.

Contador se quedó sólo sin sus lacayos

Contador, que atacó con insistente frecuencia en los postreros kilómetros, aún sin ganar, le pudo de todas a todas al italiano Aru, la esperanza de los bien llamados “tifosi”. El corredor madrileño cuenta ahora con una ventaja de dos minutos con 35 segundos, un tiempo que constituye una buena renta de protección ante lo que pueda acontecer en lo que resta de Giro.

Observando la ascensión a Madonna di Campiglio, pudimos constatar la fortaleza desplegada por el equipo Astaná, enfundados en sus camisetas brillantes de color azul celeste, pedaleando casi siempre en vanguardia. Contador, en aquel momento, lo vimos un tanto solo. Los amarillos del conglomerado Tinkoff-Saxo, los ayudantes de Contador, habían ido desapareciendo paulatinamente del primer plano. Los esfuerzos, día tras día, no perdonan. Esto es verdad.

La conclusión es que el corredor de Pinto debe resolver los difíciles trances, que los hay, por sí sólo. No deja de ser un mérito más en su quehacer diario, aunque este aserto que apuntamos, por suerte, no siempre sucede.

Por  Gerardo  Fuster  

INFO

2

Dicen que la Urban Run 2.0 es “una camiseta ligera de manga corta con lana de merino para corredores urbanos. Aspecto moderno y tacto suave. Confort extraordinario en contacto con la piel” y es cierto, fresca, ligera, suave no la notas

Publicidad

Deja un comentario