Connect with us

Cuenta atrás venezolana para Matxin & Gianetti

Mundo Bicicleta

Cuenta atrás venezolana para Matxin & Gianetti

Endura LDB Di17
Cambrils ZC, Gran fondo
El Dorado alimentó una de las leyendas más famosas de esa España que hace quinientos años se echaba al mar en busca de la prolongación de un poder temido por los cuatro vientos y que, como todo en la vida, acabó marchito entre traiciones, malos políticos y peores reyes.
No hace más de treinta años desembarcaban en camino de vuelta los primeros ciclistas sudamericanos en la península ibérica. Se descubrió “jabugo” en el corazón andino, en encaramada Colombia, principalmente, vergel de escaladores y trepadores ligeros, subidas de cincuenta kilómetros y cuatromiles en manos de pelotones destrozados. Pioneros de aquellas hazañas son varios y de aquellos mentores surgieron nombres como Fabio Parra, Martín Farfán William Palacio, Aberlardo Rondón,… Colombia tierra de café exportó desde entonces dinamita escaladora. Como su ogullosa compañera de cama Venezuela, que dio orige a un muy conocido como Leonardo Sierra, siempre presto en el Giro, famoso por caerse mil veces la primera vez que se bajó el Mortirolo por el lado chungo.
La vida, de ida y vuelta ella, nos lleva ahora hacia América. Pocos días después del hallazgo de petróleo a manos llenas de Repsol en Argentina, otra empresa de cuño español se embarca en las Américas. No cabe duda, ubiquémonos, que hablamos de una dimensión modesta en el clima global, pero pieza angular para el ciclismo patrio en el corto plazo. Aquí nos la jugamos todos.
Sin empresas domésticas prestas a soltar la calderilla que supone patrocinar ciclistas y con el entorno europeo lamiéndose las heridas de una lamentable generación de políticos, la sociedad Matxin & Gianetti mira a Venezuela con la esperanza de que Chavez dé el ok a una operación  que situaría al país sudamericano en el mapa de equipos ciclistas del mundo. La opción venezolana añade si cabe parafernalia folclórica a este deporte entregado a la lucha sin cuartel por parecer vivo. Aunque, qué coño, si lo logran “palante”. 
A pesar de quien gestiona la última palabra en este envelado, no cabe duda de que el proyecto presenta lógica, por abrir las puertas turísticas de un país cuya imagen exterior tampoco es la mejor. Venezuela necesita el ciclismo y dudo encuentre opción más económica. No seré yo quien venda las bondades del ciclismo como elemento de promoción turística, pero en este caso la opción merece el esfuerzo. Quizá advertido de esta posibilidad, Fabio Duarte ya puso pies en polvorosa y no verse “atuendado” con las galas del país vecino.
Una vez más esta pareja de calvos ha vuelto a dar en el clavo. Habituados a la peor cara de este deporte, negociar bajo la presión del reloj les va, no podemos entenderlo de otra manera, cuando en el momento de la espantada de Geox cualquier otro entramado se hubiera ido a la mierda a la de tres. El de Basauri y el suizo de precisión parecen en disposición de dar una nueva vuelta de tuerca en su huida hacia adelante con la sapiencia de quien se sabe en posesión de un buen proyecto y mejores componentes. Ello no esconde la curiosidad de saber un día por qué Geox dijo “au revoire”. La estructura que parió de Saunier quiere seguir con halo de vida, en ello están. Que la suerte les acompañe.
La foto es del propio Matxin en twitter vendiendo la moto a un dirigente -suponemos- en chándal. 
Si te ha gustado, que espero que sí, algo al menos, dale a alguna de esas pestañas de divertido, interesante,…

Endura LDB Di17
Cambrils ZC, Gran fondo
Continuar leyendo
Te puede interesar...
Clic para comentar

Deja un comentario

Más en Mundo Bicicleta

Advertisement
Advertisement
Advertisement
Inicio