Dani Moreno siempre se guarda algo para él

0
1
vistas

Hay tres ciclistas fuera clase en el pelotón. Tres corredores que rezuman calidad y ciertamente verles trabajar para un tercero resulta complicado. Viajan aquí y allí y no siempre como cabeza de cartel. En las grandes citas tienen alguien por encima en la jerarquía de equipo, sin embargo, como galgos ganadores que son, al final, un piquito, un gramo de su clase, se lo guardan para ellos y de esta manera granjean un palmarés de grande pero sin el cartel de primer espada, pues éste recae en otro.

Considero que Daniel Moreno está en ese renglón, pero como él otros dos ciclistas que rara vez he visto trabajar incondicionalmente para otro. Hablo de Luis León Sánchez y Rui Costa, quien para el año que viene ha encontrado acomodo en un equipo donde su capitanía no admite discusión. Los tres componen esa especie de líder en la sombra que pocas veces se va sin mojar. Camino de Fisterra, por ejemplo, Luisle lo buscó, estuvo fugado por momentos, pero una vez cazado se sumergió en el grupo y hasta mañana. Son modos, maneras. Hay quienes nacieron para trabajar para otros y lo hacen por automatismo. Estos tres no lo ven así. La suerte de Mollema y Ten Dam no era cosa de Luisle en esos momentos.

Desconozco cuál es la verdadera situación en las relaciones entre Daniel Moreno y Purito Rodríguez. En un primer vistazo podemos decir que inmejorables. Hasta se han ido a vivir y a entrenar a Andorra. Sin embargo sabiendo del carácter del catalán, no sé hasta qué punto le sorprenden ciertas acciones de su compañero madrileño.

En la jornada que llamaron del fin del mundo, Moreno contó, dice, con el OK del capo para moverse. Cierto es que el ciclista de Katusha es muy competitivo en este tipo de llegadas. Fabian Cancellara en persona puede dar fe y que una acción como la realizada no comprometía la suerte de su líder. Sin embargo la victoria de Moreno llega poco después de una no muy buena crono por equipos que a las veinticuatro horas parecía despachada pues en la primera etapa Moreno ya estuvo en la puja por la etapa.

Con esta perspectiva no cabe otra que remontarse a Fuente De y al desbarajuste que rigió Katusha en plena ofensiva de Alberto Contador. No sabemos lo que piensa Dani Moreno en su fuero interno de su actuación ese día, de hecho Purito asumió en primera persona sus errores, que no fueron pocos y que le costaron la general de toda una Vuelta a España, el triunfo de una vida al que aspiran muy pocos.

Sea como fuere, que Moreno se lleve un éxito temprano es una buena noticia para su líder, pues en cierto modo le descarga de ese plus de ansiedad que a un killer le asalta cuando no caza. Quizá ahora, más desahogado, Moreno le sea más útil a Purito.

Foto tomada de www.lavuelta.com