De Gilbert a los Schleck hay un abismo

5
3
vistas
Los abuelos cebolleta, como a ellos les gusta llamarse cuando resucitan muchas de las historietas sobre las que hilvanaron su vida, nunca pierden opción de recordarnos eso de que cualquier año pasado fue mejor y en cierto grado compartimos esa opinión, al menos en ciclismo.
Tal deporte adolece uno de sus males actuales en la proliferación de ciclistas que se centran en pocos y precisos objetivos cuando la temporada, con eso de la globalización más si cabe, cada vez se alarga más y más, puesto que si ahora mismo, mientras Europa inverna, en Sudamérica las carreras no cesan, hemos tenido Chiapas y Bolivia, y ya en enero volvemos al máximo circuito en marcha con las ruedas compitiendo por territorio austral, sin obviar ese mini Tour argentino llamado San Luis que crece en calidad y cantidad. Aquí nuestro llorado Xavier Tondo abrió su cuenta el año pasado en el debut con Movistar.
Volviendo a esa depreciable especialización, la rareza hoy es aquel corredor que se arriesga a dos, tres o cuatro picos de forma, demostrando su nivel de compromiso, durante la temporada. No cabe duda de que como Philipe Gilbert a día de hoy encontramos bien pocos. El valón ha logado cuajar una campaña cuyos adjetivos nunca han hecho la justicia que merece la dimensión asumida, pero que si a los dotados de buena memoria les sirve de referencia dos corredores como Sean Kelly y Laurent Jalabert, tomarán conciencia de su rendimiento y de la dificultad que le entrañará repetir tal ejercicio.
Gilbert es el extremo donde se ubica el buen aficionado. El extremo de perfil alto. Con él abrimos por bajo una amalgama de ciclistas, cual paleta de colores, cuyo poso marca el compromiso de muchos de ellos para con este deporte. Residentes también en el Benelux, los hermanos Schleck ruedan en el reverso de la misma moneda con idéntico resultado año tras año optando, en el caso de Andy, a ser el segundón con más clase de la historia.No sabemos si el carácter aburguesado luxemburgués corre por sus venas, pero en su concepción del sacrificio y método no dudaríamos en pensarlo. 
Hace pocos días en el Meta 2Mil, en otra de las interesantes aportaciones de Juan Ramón Cendrero, unas palabras del ganador del Tour de 1968 Jan Janssen, daban solidez a esta teoría. Así como en ocasiones creemos incendiarias las soflamas de ciertos excorredores, en esta ocasión viene cargado de razón. Valora entre otros aspectos,  la política de los Rabobank con los jóvenes, pero eso es harina de otro costal, cuando habla de los Schleck no luce los parabienes de Gilbert, y eso que es de raíz francófona y no flamenca. Cual ha sido la rúbrica del valón que es querido hasta en Flandes.
Por medio de estos tres corredores el ciclismo actual devanea y escarba por nuevos Gilbert, réplicas de Contador, clones de Purito, más Cancellaras… ¿vosotros con qué ciclismo os quedáis, el especialista o el generoso? Un servidor no vacila.
Si te ha gustado no vaciles, dale a alguna de esas pestañitas de divertido,… 

5 COMENTARIOS

  1. Y si no nos ha gustado??? porque la mayoría de cosas que escribes me parecen bastante malas e insulsas, pero si solo pones divertido, interesante y guay……así yo también hago encuestas, pareces de libertad digital 😉

  2. Agradezco Bareyo al día tu comentario. Primero por seguir el blog. Espero no seguir decepcionándote. Intentaré habilitar un botón para quien no le guste, o al menos siempre quedará el rincón de comentarios. Un saludo

Deja un comentario