Dejemos de fingir que nos interesa la salud del ciclista

0
4
vistas

Escribe bien Ezequiel Mosquera. Entiendo que los artículos que firma son suyos, aunque alguien los retoque. Ayer sobre Armstrong y hoy habla de Ezaro, ese mirador anónimo para el 99% de los españoles que a partir de esta tarde gozará de excelente popularidad. Habla de que no sería extraño poner pie a tierra. Sería interesante saber cuánta gente de más irá a él hasta ahora para saber del real impacto de la Vuelta sobre el terreno que pisa.

Nada mejor que poner sobre el libro de ruta un 30%, eso me ha parecido leer, para que se nos haga la boca agua. El ciclismo moderno vive de porcentajes, pero no de hematocritos, que también, si no referidos a desniveles. A más descarnada rampa, más expectación, más audiencia, más sencillo vender el producto. Nuestros mentores de Unipublic en pos de hacer una Vuelta más empinada abren sus correos y twitters para recibir de primera mano material sensiblemente ciclista. “Si en Catalunya hay una rampa del 20%, allí iremos” dijo Javier Guillén al saber del Rat Penat en una comida de festeo por la jubilación del que fuera excelente periodista del Mundo Deportivo Javier de Dalmases.

Pero hay una doble lectura en todo esto, y en este caso no le prestamos mucha atención. Me refiero a la vertiente humana, sí a la del ciclista. Se nos llena la boca de ciclismo humano, conducible, de dimensiones manejables, pero nos encanta, nos pone, ver a los corredores retorcidos en un compendio amasijo de hierro y carne al ritmo de un títere invisible. Nos privan las rampas pues las consideramos parte sustancial del espectáculo, pero detestamos quien las aborda “chutado”. Queremos que las galopen a pelo y eso un día, y otro, y otro es tamaño complicado. No desesperen que luego nos quedan las cuestacas de Cuitu Negru y Bola del Mundo. Qué guapo.

Disfrutemos de lo que veamos en ese mirador coruñés y como otras veces he dicho. Veámoslo sin preguntarnos nada más, como un espectáculo de magia, como un Madrid-Barça. Entonces entenderemos qué es el espectáculo.

Deja un comentario