Connect with us

Demasiado duró Radio Shack en el pelotón

Opinión ciclista

Demasiado duró Radio Shack en el pelotón

Endura LDB Di17
Cambrils ZC, Gran fondo

Si en esta religión que es el ciclismo existiera un templo, el sr. Radio Shack debería tener un busto en la rotonda de entrada, pues pocas veces vimos mejor fidelidad ante peor maltrato de un deporte a uno de sus mecenas, como ha ocurrido con esta franquicia estadounidense embarcada en un mundillo que a la postre ha acabado por echarle a patadas.

The original one

Radio Schack fue el rimbombante nombre que el grupo de proscritos de Astana tomó como sponsor una vez la relación de Lance Armstrong y Alberto Contador hizo aguas, allá por el Tour de 2009. Desde entonces su logo rojo ha sido una constante de las conjeturas e intrigas con grandes gastos y pingües beneficios tanto en imagen como en resultados. No podía ser de otra manera. Sus patrocinados no fueron trigo limpio.

Endura LDB Di17

Entiendo que la entrada de dicha cadena de bazares respondió a una gestión personal y directa de Lance Armstrong. El tejano, años antes de confesarse como el mismísimo diablo, tuvo en su tiempo poder e influencia suficientes para atraer la inversión que por ejemplo en la vieja Europa nadie estaba dispuesto a desembolsar.

Lazando el patrocinio, su gran valedor decide retirarse harto de un Tour, el de 2010, donde nada le salió. No sabemos cómo debió sentarle aquello al señor norteamericano que firmó los compromisos de mecenazgo, pero creemos que la idea le debió sentar poco bien, más cuando al año escaso Johan Bruyneel culminó el engendro que les unió con los Leopard, ese grupo de indisciplinados ciclistas a la sombra de los Schleck y un multimillonario llamado Becca.

Desde entonces todo ha ido de mal en peor. Ni siquiera lo que tuvo visos de salir bien, surtió resultados satisfactorios. El costalazo de Fabian Cancellara fue todo un presagio y casi una broma frente a los problemas mayores de Johan Bruyneel, el positivo de Frank Schleck, el declive deportivo y personal de su hermano Andy y la paupérrima imagen colectiva en competición cuya principal víctima se llamó Haimar Zubeldia.

Sin embargo el tiro de gracia llegó en el otoño ciclista con las cada vez más certeras pesquisas sobre Lance Armstrong, a cuya persona se vincula de forma indisoluble la imagen de Radio Shack. Para Radio Shack todo esto ha resultado un pozo negro. Ahora, tres años después de entrar en liza, la firma anuncia que se va. Lo hace a nueve meses del final de temporada. Han sido respetuosos con lo pactado. El ciclismo, si fuera mínimamente agradecido, debería no sólo darle las gracias, sino que postrarse. Se va una empresa, otra, que ha dado mucho más de lo que ha recibido en  este deporte.

Endura LDB Di17
Cambrils ZC, Gran fondo
1 Comment

1 Comment

  1. Carolina

    19 de marzo, 2013 at 18:36

    La verdad es que Lance Armstrong la ha liado "parda" con su forma de hacer en el CICLISMO.
    Y lo que queda del equipo, ahora que ???

Deja un comentario

Más en Opinión ciclista

Advertisement
Advertisement
Advertisement
Inicio