Connect with us

¿Dónde está el balón de oro del ciclismo?

Opinión ciclista

¿Dónde está el balón de oro del ciclismo?

LBD Cambrils P

Permitidme un desahogo. Este lunes de enero, en medio del anticiclón y preludio de bajada generalizada de temperaturas, media España periodística miró a Zurich. Se debatía el nuevo titular del balón de oro, premio individual que se valora más que cualquier otro colectivo en un deporte que se dice de equipo. Renovó cetro Cristiano Ronaldo, no sé si muy holgadamente frente a Lionel Messi, su rival antagónico. Son el símbolo de lo que llaman las dos Españas. No entraré a valorar si me parece bien o mal, no es el caso ni el motivo que nos llevan a escribir estas palabras.

Desconozco cuántos medios conectaron en directo con la ciudad, que no capital, suiza. Los mismos medios que se llaman “Charlie”, pero que a efectos practican lo más alejado al semanario galo, desplegaron todo tipo de enviados y conjeturas entorno al evento. Sembraron de morbo el ambiente, crearon ambiente. Los valores de uno y de otro sobre la mesa, colores y fanatismos mal disimulados detrás de cada uno.

LBD Campus Melcior M

He de reconocer, si alguna vez no lo he hecho, que el fútbol me encanta. Me apasiona el tapete verde y las fichas moviéndose por el mismo. Un trazo de un técnico perfectamente plasmado en el terreno, en la práctica. Los accionados del fútbol estamos de enhorabuena porque presenciamos algo que creo no se dará en mucho tiempo. El duelo entre Messi y Cristiano va más allá de si uno no distingue entre hablar argentino o castellano y el otro no es más que un chulo maleducado. Percepciones al margen, lo de estos dos es histórico.

Sea como fuere en el fondo, quienes amamos otros deportes, y no sólo los colores de una pelotilla, clamamos envidia. Sí, envidia, porque el despliegue es tremendo, desorbitado y ya lo querríamos para nosotros. Un Messi vs Ronaldo sería como un Ocaña vs Merckx, años A. O un Lemond vs Hinault. O un Contador vs Froome. De cualquiera de las maneras, el uno y el otro compiten en titulares con los grandes nombres de actualidad, cuando no los eclipsa. Son auténticos astros, por mucho que se les denoste.

Dicho esto ¿alguien sabe quién es el mejor ciclista del mundo? sí es Alejandro Valverde. ¿Y el poseedor del Vélo d´Or? en efecto, es Alberto Contador. ¿Se conoce el antecesor de Valverde al frente de la UCI? fue Purito, Purito Rodríguez. Créanme si les digo que ninguno de los tres mereció más mención que en una columna de salida en muchos diarios por tamaña gesta.

Y me pregunto, y no es la primera vez ¿es culpa del ciclismo o de la prensa? Creo que anda a medias entre los dos. El primero sigue siendo ese entrañable deporte de “alpargata” que nos describieron nuestros abuelos hace años. La segunda sólo mira lo que quiere mirar, que es, en teoría, lo que la gente pide, sin darse cuenta de que si bien el fútbol es el deporte rey, hay otros espacios y otro público que crecen al amparo de gestas desconocidas, de gente normal y realmente heroicas, y de una actitud activa frente al deporte.

Ahora la gente no mira ciclismo, lo practica, no ve atletismo, sale a correr a la calle, y esta realidad tan plausible no es pasto del día a día en muchos diarios, los mismos que se preguntan por su caída en tirada y publicidad. Vender la balón de oro es vender de hoy para mañana, pero no pensar en pasado mañana. Siguen en sus trece. Ellos sabrán.

Imagen tomada de www.laotravisiondeldeporte.com

INFO

1

En la gorra de invierno de Lucky Bastërds, con una pieza en polar para las orejas, tomamos conciencia de la importancia de los materiales del producto. El tejido exterior de la gorra es algodón encerado como los abrigos de cazar, tipo Barbour. Se trata de un tejido impermeable que resiste muy bien a la intemperie y que incluso acepta una capa de cera impermeabilizante cuando se necesite. Estos materiales son de procedencia inglesa.

3 Comentarios

Más en Opinión ciclista

Inicio