¿Dónde quedó el cicloturismo?

5
5
vistas

Lo que ha sucedido en esta Quebrantahuesos va a dar mucho que hablar. Va a hacer correr ríos de tinta (digital) en facebook, twitter y foros. Seguro. No es justo lo que les ha pasado a muchos participantes que han pagado una pasta (gansa) por poder disfrutar de esta… ¿marcha?

Lo bueno del caso es que (creo) se veía venir. Y es que me siento tan indignado como ellos. Ya he empezado a leer de participantes que con mucha rabia les han hecho abandonar, con lágrimas en los ojos. No es justo porque conozco (conocemos, muchos) de primera mano (con 11 Quebrantahuesos en mis piernas) lo mucho que cuesta estar ahí, en la línea de salida: meses de entrenamiento, sacrificar muchas cosas pensando en una cita marcada en rojo en el calendario y también, claro está, dinero, bastante diría yo. Ya he leído a gente que dicen que no piensan volver por aquí, mientras la cosa siga así.

Ahora… ¿Quién les devuelve el sentimiento de disfrutar sufriendo ese sobrevalorado Marie Blanque o ese mágico último kilómetro del Portalet o la abnegada dedicación que muestran los voluntariosos vecinos de Hoz de Jaca? No voy a entrar en el eterno debate de si es una marcha, carrera o cómo la quieran llamar, pero quizás, sería bueno, plantearse el desdoblar una prueba y dejar la “cicloturista” para los cicloturistas, y la “ciclodeportiva” para los pros, semi-pros, ex pros, amateurs, y todo aquél que se considere un globero Élite, dicho esto con todo el cariño de la acepción, pues yo mismo me consideré (o intenté considerarme) uno de ellos hace ya un tiempo”

Este es el extracto que refleja la opinion de nuestro  buen amigo Jordi Escrihuela sobre QH que se ha celebrado este sábado. Curiosamente nos pasó este artículo hecho antes preguntándose si hay vida más allá de marcha oscense.

FRIKIBRANTAHUESOS

Hoy en día que tan de moda están los frikis, esas personas raras, raras, de las cuales muchas veces nos reímos, de ellos o con ellos, ¿acaso distamos mucho de estos personajes para nuestras familias y amigos? Entendiendo claro, que nuestro entorno, salvo benditas excepciones, no es capaz de dar ni siquiera una pedalada para ir a buscar el pan o el periódico.

Somos gente extraña para ellos, somos “frikis”… y quizás tengan razón, porque qué es lo que hace que nos unamos un sábado de solsticio de verano, con todo lo de mágico y esotérico que conlleva, para completar un recorrido de más de 200 km por el Pirineo, subiendo y bajando montañas, sorprendidos por el fuerte viento del Norte subiendo el Somport y por un frío del carajo descendiéndolo. Y menos mal que el fresquito se agradeció subiendo el Marie Blanque, ya que otros años habíamos padecido un calor sofocante, convirtiendo la Dama Blanca en un horno a presión.

¡Están locos estos ciclistas, salir con este tiempo!”, “Yo, este recorrido no lo hago ni en moto”,… ¿y qué les explicas a la gente que no entiende nada de este deporte? Nada, seguiremos siendo unos frikis, que en el inicio del verano nos seguiremos juntando miles y miles para completar el ritual de purificación, en el que no faltará el sudor, seguro, la sangre, por desgracia en algunos casos, y las lágrimas en otros, ya sean de alegría o tristeza.

Así somos, unos “raros”, que disfrutamos padeciendo, capaces de levantarnos antes que las calles, después de haber dormido muy poco, prácticamente nada, algunos incluso pegándose una paliza previa de coche, para meternos entre pecho y espalda una kilometrada en bicicleta que pueda llegar a ser, para muchos, un esfuerzo sobrehumano.

Mira que llegamos a ser raros… por no hablar de esos desayunos, a primera hora de la mañana, a base de pasta, cereales, barritas energéticas, bebidas isotónicas,…cuando la mayoría de los mortales, en este país, se van a trabajar con una magdalena, bañada como mucho en un café…

Y es que sí, somos diferentes, y si no… ¿porqué nos miran en la playa como a un bicho raro? ¿Será por esas marcas en nuestras piernas, nuestras musculosas y morenas piernas? ¿O por esas otras en nuestros brazos, ese “café con leche” que con tanto orgullo lucimos, señal de muchas horas de entreno, de pedaleo intenso, bajo el sol, el sol de las más duras marchas del país? Claro que todo se aclara cuando te pones tú camiseta preferida del verano, esa que pone Quebrantahuesos, Iratí Xtrem o Marmotte contestando en silencio a toda esa gente que te ha estado mirando con extrañeza: “¿es que no veis que soy ciclista?” Y te irás, luciendo gemelos y piernas depiladas, bajo la atenta y admirada contemplación de los playeros…

Pero como decía al principio, qué es lo que hace que año tras año nos juntemos en esta tradicional fecha con nuestras bicicletas para realizar semejante barbaridad, ¿será la belleza del Pirineo? ¿Será contemplar la majestuosidad del vuelo del quebrantahuesos sobre nuestras cabezas? ¿La hospitalidad de los habitantes de esta región?, ¿La paciencia, amabilidad y eficacia de los voluntarios?, ¿Demostrarnos a nosotros mismos que podemos?, ¿Que fuimos capaces en un solo día de completar un recorrido tipo Tour?, ¿Poder presumir con nuestros familiares y amigos que somos algo más que una buena pareja, un buen padre, un buen hijo o un buen compañero de trabajo?

Seguro que sí, que todo esto y más es lo que nos mueve a formar parte de esta aventura que es la Quebrantahuesos, en una jornada que dará para mucho, muchas historias, muchas anécdotas, de todo tipo, desde el petardazo de inicio, remontando los llanos de Jaca hasta el Somport, bajo la seriedad y la concentración, en la mayoría de casos, de los pelotones que se van organizando, a buen ritmo, la gente callada, en silencio, nadie bromea, sólo el sonido de los tubulares, o las cubiertas, rodando por el asfalto, nadie dice nada: ¿qué ocurre? Qué raros qué somos… parece que ni siquiera entre nosotros seamos capaces de conocernos, y así hasta el Marie Blanque, la agonía hecha montaña, en una rampa interminable de 4 kms, donde cada uno subirá como pueda, el tiempo se parará, en esta especie de túnel, de agujero negro hecho puerto donde cada historia personal de cada ciclista será una anécdota en si misma, un vía crucis que nos llevará al monte del calvario: el Portalet, donde para muchos serán más de dos horas de sufrimiento, de rosario, rematados por la lanza de la Hoz, aunque después llegará la resurrección, la recuperación, como si de un milagro se tratara, donde seremos capaces de rodar de nuevo a un ritmo alto camino de la gloria, de la ascensión a los cielos de Sabiñánigo.

Y bien sabe nuestro entorno lo que nos habrá costado nuestra santificación: horas de esfuerzo, de sacrificio, de lo que para muchos tildarían de vida monacal: no beber, no fumar, no salir, pelearnos con nuestros compañeros de trabajo por el uso extremo del aire acondicionado…

¿Aún creéis que no somos frikis? Y si no, pensad en otra rareza, ¿porqué precisamente ahora, cuando las bicicletas son para el verano, muchos la cuelgan, dan por finalizada la temporada, después de haber completado con éxito una gran marcha? ¿Por qué ahora, cuando podemos disfrutarla, nos olvidamos de ella? Pensad y reflexionad, y creedlo, que hay vida después de la Quebrantahuesos.
Amén.

Por Jordi Escrihuela

Imagen tomada de FB de Musculmania Ondara

INFO 

Un buen maillot para preparar la QH o siemplemente rodar 

2

30 años después de la gran victoria de Pedro Delgado en la Vuelta a España de 1985 y para conmemorar aquella gran hazaña, hemos desarrollado junto a ETXEONDO una “edición limitada” de la equipación del mítico equipo ORBEA – GIN MG con la que el ciclista segoviano consiguió hacerse con la vuelta a España. Disponible a la venta en nuestra página web para todos aquellos que quieran rendirle su particular homenaje.

5 COMENTARIOS

  1. Pienso que el título del articulo no se relaciona con el contenido, pero si somos unos frikis de la bicicleta pero el asfalto pone a cada uno en su sitio, ahora si, si esos que dicen que no piensan volver es simplemente por que no han sido realistas en sus objetivos o marcas o se han marcado seguir ritmos muy superiores de los que eran capaces de mantener o alcanzar, un simil muy bueno seria una marathon de atletismo, que más da si el primero hace 2 h 30 si tu vas a intentar hacer 4… Si todos los cicloturistas tuvieran las cosas claras y su objetivo fuera disfrutar y no vencer a un EX-pro… Hombre que esta muy bien estops que en su dia fueron los que nos levantaron del sofa con sus azañas, esta muy bien que puedan seguir disfrutando de la bicicleta y estos frikis disfrutar de poder pedalear a su lado (si pueden seguir el ritmo esta claro) o hay que apartarlos y quemarlos en la hoguera? El deporte esta asi lleno de alegrias y muchas frustaciones por no tener un objetivo con sentido comun.

    • Totalmente de acuerdo, no entiendo que haya gente que se apunte a una prueba tan dura si no están preparados físicamente para hacer un tiempo razonable. Creo que tras 11 horas todavía entraba gente. De modo que no entiendo las quejas, si la gente no está preparada hay otra prueba para poder vivir el ambiente. Se llama trepariscos. Yo este año la he hecho y ha estado genial, si no fuera x q, y menos mal, tras coronar en fiscal se le rompió la cadena a mi compi de batallas. Lo mejor fue el domingo subir la hoz de jaca, y el portalet. Una experiencia genial y un entorno inigualable.
      Lo único q digo es que si no estas preparado y cada uno lo sabe a no ser que te engañes, no tiene sentido quejarse de la prueba, que desdeñó punto de vista esta súper bien montado. Y dime tu en que prueba cortan durante tanto tiempo las carreteras. Bueno a seguir pedaleando. Saludos frikis 🙂

  2. Joan, el problema de todo esto es la masificación, creo yo. Cuanta más gente, más diversidad de niveles y muchos de ellos muy exiguos. En un pelotón tan masificado los menos preparados pueden acumular retrasos de órdago y eso es un problema para organizadores, guardia civil y gendarmerie. Posiblemente, cuando yo la corría, también habría cicloturistas menos preparados, pero supongo que 100 o 200 no será lo mismo que multiplicarlo por 10.

    Puede que el mito QH acabará devorando la propia prueba.

    Está muy mitificada… y sí “hay vida más allá de marcha oscense” tanto en pruebas dentro de España como en Europa.

    Salu2

  3. Ah! Como hemos cambiado
    Que lejos ha quedado aquella fecha ya
    Ah! ¿qué nos ha pasado?
    Cómo hemos olvidado aquella marcha ya.

    25 años han pasado, desde que se iniciaba el icono de las marchas cicloturistas en España.
    Y se fraguaba entre ideas, tertulias y experiencias de un apasionado al ciclismo bien conocido por toda la familia ciclista.
    A èl, mejor dicho a ellos, les debemos el nacimiento del “mito”.
    No estoy seguro, si aquellos dias se perseguía la competición, como bandera, pero si que me consta que el “cicloturismo” debia ser la base que moviese la rueda.

    Ahora las marchas cicloturistas estan en la cuerda floja, a un borde de convertirse en carreras.
    No es fácil la solución, pero sin duda pasa por una revisión del reglamento, si se pretende que las “marchas cicloturistas” continúen siendo una autentica fiesta para disfrutar.

  4. Para solucionar el problema de marcha/ carrera, anularia chip, no clasificaciones y no trofeos, tipo Tour de Flandes, a partir de las 7 de la mañana se da la salida , un cartoncito y a fichar en los puntos de control. Solo quedaria individual el haber pasado un dia excepcional, puede ser, pero prima el negocio…es una opinion. A mi me parecio genial…

Deja un comentario