Dopaje en masters: cuando los tramposos pululan entre nosotros

2
1273
vistas
El dopaje en masters es más usual de lo que muchos imaginan

Triste goteo de casos de dopaje en masters…

Cuando te vuelves asiduo de ciertas cosas puedes empezar a pensar mal, y por desgracia creo que no muchas veces no erramos en hacerlo. Vas a una competición, de lo que sea, de ciclismo, carrera a pie, triatlón,… te sitúas el dorsal con mimo y la ilusión de un crío de diez años, te vistes, luces tus mejores galas, te gustas… y no piensas en que haya dopaje en masters.

Llegas a la salida, miras y hacer tus números, cálculos de a cuánto ir, sobre lo que aguantará el cuerpo, sobre la temperatura, sobre los familiares y amigos que te esperan por la ruta, sobre la llegada, sobre la foto y cómo quedará en el muro de Facebook.

Piensas mal, pero no piensas mucho, porque entonces darían ganas de echarlo todo a paseo. Piensas en lo que harás y no, pero sabes que ciertos ámbitos no los frecuentarás. La vanguardia es otra cosa, otra esfera, vedada al común de los mortales. Ahí entran los elegidos y lo que no lo son pero se empeñan en estar ahí, a cualquier precio.
Y los hay, vaya si los hay.

Este año ha sido eso, un goteo sucesivo, incesante, sostenido, alargado en el tiempo, de positivos en categorías no profesionales. Dopaje en masters. Ver para creer, el colmo del descrédito para unas personas que muchas veces hablan por un colectivo, porque en esta vida de generalidades, cuando alguien la caga, se hace cargo el colectivo en su extensión.

Si un ciclista se salta un semáforo, se lo saltan todos.
Si un ciclista va por la acera, van todos.
Si un ciclista se chuta, se chutan todos.

Pero no, no es justo. Hablamos de un colectivo que hace milagros, muchas veces, para poder encontrar un par de horas para salir y rodar con la bicicleta, que busca afinar la figura a base de sacrificio y de ratos que no hay, que no existen, porque hay trabajo, familia, vida social, amigos y todas esas cosas. Ese colectivo lo mancillan unos cuantos que no sé qué buscan…

¿Ser reconocidos entre los master 40 de tu pueblo?

Para ellos el premio…

Suena tan ridículo que el relato se cae, se escurre como otros relatos que nos atribulan en el presente. Desde que un campeón de España master en enero diera positivo ¡por EPO!, hay que joderse, hasta esta misma semana, que han pitado un par de masters en Galicia, cada poco hemos tenido alguna noticia, algún aguijonazo de que hubo alguien, en algún lugar, que pensó en él, en la gloria de su muro de Facebook y en el vacile con su cuñado en la siguiente cena de Navidad.

Sé que muchos claman por mayor control en ciertas carreras, e incluso marchas cicloturistas, eso ya es rizar el rizo, pero la verdad, al margen de que económicamente no se sostendría, sería hacer extensible la paranoia y egoísmo de unos cuantos, a un colectivo sano, sin mayor pretensión y con la ilusión de salir, rodar y airearse, ah, y con el objetivo de poder sentarse en la mesa y despacharse a gusto, que para eso lo sudamos.

INFO

La casa del ciclista…

Publicidad

2 COMENTARIOS

Deja un comentario