Dopaje pobre vs dopaje rico

1
7
vistas

El año no ha hecho más que romper a correr y ya tenemos el primer susto, el primer positivo de la campaña, el de Alberto Gallego. He querido dejar pasar un poco, coger distancia, leer aquí y allí, antes de emitir cualquier comentario, que como siempre estará sujeto a interpretación.

La primera consecuencia es la de siempre en estos casos, la sorpresa del afectado, una sorpresa muy relativa, pues se disfraza de imprudencia por comprar algo que no está en el canal del equipo y de paso ingenuidad, porque sabiendo como están las cosas, jugársela de esta manera es increíble. Lo siento pero el castigo está proporcionado al error.

Y ese es el problema, que ha pasado tantas veces lo increíble en el ciclismo, que el mundo está insensibilizado. Su equipo lo fulminó, la afición pasa de puntillas, los medios cuestionan su inteligencia y sólo se oye algo a su favor en su entorno más cercano.

Yo entiendo perfectamente está reacción, porque hay que ser muy inconsciente para hacer esto, más teniendo en cuenta tu pasado reciente, cuando un día, de buena tarde, te ves con Nairo y Contador en el Port de Bales a diez días del inicio del Tour, ambos en su mejor versión. Eso, que con un trabajo imposible, ya es complicadísimo de por sí, te pone en la diana, al margen de otras consideraciones.

Dice que hará contranálisis, puede jurar en hebrero, su equipo le ha deseado suerte en el empeño, pero ese hueco que le costó una vida lograr es muy complicado que vuelva a tenerlo. Me hizo gracia leer lo de dopaje rico y dopaje pobre respecto a la sustancia que ha pitado, la misma que Ben Jonson hace casi treinta años en Seúl. La verdad es que rudimentario suena, pero yo lo de dopaje rico y dopaje pobre lo veo por otro lado.

Lo veo por la situación en la que un ciclista en el momento de pitar, y a espera del contranálisis, ya es expulsado del equipo. No se le guarda la plaza, dos años en barbecho, como se hizo con Alejandro Valverde, por ejemplo. Eso sí es dopaje rico vs dopaje pobre. En esto, como no podía ser de otra manera, el nombre cuenta.

El calendario amateur español y el ciclismo portugués no quedaron muy bien en toda esta historia, se les ha dibujado como una caverna donde no hay reglas. Uff, mala prensa para dos caladeros naturales de ciclistas españoles, si eso es una jungla, qué será el profesionalismo dirán aquellos que tienen el foco sobre España hace tantos años.

Otra lectura tiene que ver con el Caja Rural. Surgen comentarios sobre su temporada pasada, sus triunfos y si chuleaban o no a los World Tour. Sinceramente creo que los verdes han hecho muchas cosas bien para pensar que todo es en base a los hervores del dopaje, pero lo que está claro es que, a pesar de la explicación del pasaporte biológico, el equipo navarro está también en el punto de mira de muchos y deberán ir con pies de plomo.

Sea como fuere vuelvo a lo que una vez dijo aquí un técnico como Mikel Zabala, estamos mejor que nunca pero con la peor imagen de siempre. Quiero creerle, pero estas cosas, las del amigo Gallego, esa imprudencia, junto a otras, como las actitudes derivadas de aquel “agarra” coche de Nibali en la Vuelta, hacen pensar que esto no está tan bien como se dice, y ojo, que siempre lo he dicho, el ciclismo es la punta del iceberg, pensar que esto es sólo un mal propio de las dos ruedas es negar la mayor, y si no, mirad el tema de Gallego, las remuneraciones de los ciclistas y comparadlo con las terribles tarifas que movía Eufemiano para entender que el “core” del negocio es imposible que esté aquí.

INFO

Que os queréis ir de vacaciones con la bicicleta… os interesará saber de Nacex Promo y la forma de llevarla sin colas ni molestias

1 COMENTARIO

Deja un comentario