Dudemos, dudemos de todo…

9
12
vistas

Dudemos, dudemos de todo, de esto, de aquello, del otro. Dudemos de Chris Froome, de sus aceleraciones, de sus golpes sobre la mesa. Saquemos todo lo que esté en nuestra mano para sembrar la duda, para cuestionar, para meter mierda. Sentémonos delante la televisión, dediquemos ratos de nuestra sobremesa, en medio del sopor, a ver cosas que nos producen desvelo.

Dudemos de todo. Si es necesario demos crédito a Lance Armstrong, un impresentable que saltaba como un basilisco cuando le tocaban los cojones. Él ahora se pone en vanguardia de los incrédulos. Amigo, cuántas veces miraste a la cámara para decir que no te dopaste. Cuántas veces mentiste como un bellaco, frío e insensible a las incertidumbres de los que dijeron amarte. Con ese mismo poso te pones al frente de los “cuestionadores”.

Dudemos de todo, y saquemos las declaraciones del ciclista al que vimos ganar siete Tours en un espejismo. Si es necesario para conseguir clicks, sembremos más dudas, desde atriles con pies de barro que en otra ocasiones no se muestran tan incrédulos. Cuando dicen que en España tenemos prensa deportiva es para echarse a llorar. No digamos, no la vayamos a joder, que el ciclismo es un deporte asfixiado a controles, a suspicacias, a persecuciones,… eso no interesa. Que la realidad no te fastidie un buen titular.

Dudemos de todo, tanto, tanto, tanto que matamos todo atisbo de emoción. Dudemos y si para ello nos referimos a datos “hackeados” mejor que mejor. Si un juez no admite pruebas venidas por canales no “legítimos”, nosotros lo haremos. Luego, eso sí, dudemos de la justicia, del sistema, del mundo, de nuestra propia existencia.

Porque si dudamos de Froome en el Ventoux, en la Pierre, qué diremos de Alberto Contador en Verbier hace seis años, de Cancellara en Roubaix, de Indurain en Luxemburgo, de Hinault en Sallanches, del Tarangu en Formigal,… de todo. Cojamos el ciclismo, su historia, su grandeza, sus ciento y pico años y demos carpetazo. A la mierda.

Dudemos de todo, y pensemos que los brazos famélicos de Froome -unos brazos que dan asco me dijeron ayer- son fruto de una hambruna voluntaria, sin más objetivo que pasar hambre porque sí, y no para rendir más y mejor, al limite de los más grandes de siempre.  Froome lleva una vida de eremita en el Teide por gusto y se infringe sacrificios inhumanos por placer.

Ahora bien, si tan podrido está todo, si tanto asco da, cómo sigue adelante este deporte, cómo se llenan las cunetas, se logran buenos datos de audiencia, la bicicleta triunfa en países que entendemos civilizados, cómo es posible todo esto, cómo es posible que este deporte siga vivo después de su sistemático linchamiento, quizá porque al final de todo no sea más que la propia vida, dibujada en cunetas, en laderas, en bajadas,…

Dudemos de todo, y apaguemos la tele.

Imagen tomada del FB del Tour de Francia

INFO

Prueba Nacex promo si quieres llevarte la bicicleta contigo estas vacaciones

Publicidad

9 COMENTARIOS

  1. Coincido. Se convierte en un lente rayado, manchado y percudido, que no queremos quitarnos de los ojos para poder apreciar lo que es el ciclismo del tiempo que nos tocó. Dudar y destruir es como negar la posibilidad de disfrutar. No soy un ingenuo y me duele la trampa en este o en otro deporte, pero me ilusiona saber lo que estos muchachos pueden hacer sobre sus bicicletas. EL tiempo, el sacrificio, la dedicación, la moral y el espíritu que invierten no es fortuito. Ni siquiera ganan tanto dinero como otros deportistas. Para mi, que practico ciclismo para hacer deporte, me ilusiona y emociona ver a estos muchachos trabajar a diario por la gloria. Más allá de las dudas, la destrucción por la destrucción no sirve.

    • No es que se dude de todo.. A ver si el unico que hace sacrificios es froome…los demas han ido a ver si podian ganar…no me ha gustado nada este post….todos son unos fenomenos y dan hasta el limite para ganar…y es anormal ( no hablo de si van o no mamaos) que revienten todos los mejores ciclistas del momento, menos uno y sus dos gregarios…y que de los 5 primeros 3 son del sky….no es normal digo yo

  2. El artículo me gustaba mucho hasta que has metido el nombre de un positivo sancionado con 2 años mezclándolo con otros nombres, imagino que para limpiar su nombre sutilmente. De Contador dudamos, creo que ha dado motivos suficientes para ello. Si trata de no dudar y basarse unicamente en hechos reales Contador es un dopado.

  3. Me parece muy bien, pero como conocedor del mundillo, sabes como sabemos todos que la medicina va tan ligada a la preparación como el entrenamiento, la nutrición, los masajes o las horas de descanso. No existe profesional ajeno a la preparación médica, y repito, que los que llevamos años en esto lo sabeis/sabemos perfectamente…

    El problema es cuando alguno va adelantado a su tiempo y lleva ventaja médica, e institucional de la UCI (Armstrong), o se mete hasta queroseno a lo bestia saltándose “lo establecido” aún jugándose la vida (Riis). Y lo de los británicos, ya sabemos hace tiempo que tiene mucho que ver con lo primero.

    Por cierto, Contador ha dado positivo, quién se lo va a creer (si hablamos del aficionado en general claro)? No deja de ser lo mismo que Riccó, Vinokourov o Rabbotini por poner 3 ejemplos.

  4. Hay que dudar de todo en esta vida, en eso se basa el pensamiento crítico.

    Pero es que en el caso del ciclismo, con todo lo que hemos visto, la duda es fundamental si queremos que alguna vez este deporte esté limpio.

  5. Yo no dudé de Armstrong en su momento y ¡Cuánto me arrepiento! Ahora dudo de todos, Induráin incluido. ¿Por qué sigo viendo ciclismo? Será porque me gusta, pero después de este Tour creo veré menos.

    Y me extraña que tú no dudes estando metido en este mundo.

    • yo dudo como el primero, pero estar dando la matracana continuamente sobre lo que dudamos implicaría que habría que literalmente parar el mundo, y no solo en ciclismo, en TODO

Deja un comentario