Dumolin & Chaves, la compañía inesperada

0
11
vistas

Dicen en Velo Magazine que en el prólogo del pasado Tour en Utrech, era posible saber cuando pasaba un ciclista por el lugar por el revuelo a modo de corriente eléctrica que recorría la ingente masa de personas que se agolpaba tras las vallas. También dicen que cuando pasó Tom Dumolin ese estruendo doblaba en decibelios al resto. Lo que son las cosas, Dumolin se retiró rápido del Tour que tuvo que liderar de inicio, y ahora es líder en la Vuelta.

Porque Tom Dumolin es sin duda el hombre de la Vuelta. El hombre de la Vuelta por ser el líder tras una semana con no pocas complicaciones y por ser el líder después de un serial de etapas que si a alguien no se acoplaban era a su corpulento corpachón. Pero el tulipán está ahí, en gran medida por verse delante desde el inicio y con la valentía que ya demostró otras veces.

No olvideis que Dumolin fue el primer grande en moverse con intención en Cumbres del Sol y el que acabó llevándose todo lo que estaba en juego: etapa y liderato. No obstante, los viejos del lugar saben que cuando se pasa la tercera semana de una grande, muchos jóvenes entran en terreno desconocido y Dumolin debe pasar el umbral con opciones y el liderato cerca, si no en sus espaldas, para saber qué suerte deberá correr en esta carrera.

Sin embargo, y hasta la fecha, lo visto del larguirucho ciclista del Giant es muy bueno, porque no se sitúa en el típico perfil de economizador moderno que, amparado en una crono que le beneficia, la de Burgos, se esconde a rueda a la espera de mejor suerte. Dumolin da la cara, como la dio el año pasado en una jornada pestosa por las Ardenas en el Eneco Tour hasta que Wellens venció sus resistencia. Aqui hay ciclista, y mayúsculo que además no escatima para compañeros.

2
Pasando de Dumolin a Chaves, dos cosas comparten las dos “revelaciones”, entre muchas comillas, de la carrera. Los dos son muy jóvenes y muy valientes. Porque lo que hizo Dumolin en el alto alicantino para acabar jugándose los cuartos con Froome y Purito, lo hizo el colombiano de tez juvenil y sonrisa que enamora por partida doble y especialmente en Vejer, cuando demostró que lo del Caminito del Rey no era sorpresa.

Parece que Chaves, a priori, está menos entero que el holandés. Las etapas lo dirán. Aunque sobre el papel sean ciclistas diferentes y de tan lejana procedencia, ambos comparten otras muchas cosas, incluso hasta que equipos muy inexpertos en disputar grandes vueltas. De su suerte sabremos a no muy tardar.

Deja un comentario