Connect with us

Thévénet firmó la sentencia de Merckx

Ciclismo antiguo

Thévénet firmó la sentencia de Merckx

Endura LDB Di17
Cambrils ZC, Gran fondo

Por muchos años, quizá décadas, el nombre de Eddy Merckx se relacionará con el perfil de “ciclista 10”. En él se reunieron todos los componentes del éxito en este deporte: Carácter, ambición, facultades y medios. Eddy Merckx llegó a esprintar por pancartas que nada tenían que ver con la carrera. Cegado por una ambición enorme, el belga no sólo se consagró, numéricamente hablando, como el ciclista más grande de la historia del Tour, también lo fue ciclismo en general.

Cambrils ZC, Gran fondo

Un lustro de dominio total

Eddy Merckx. entró en la galería de la fama del Tour de Francia por la puerta grande, ganando de una tacada las ediciones que van desde 1969 a 1972. Cuatro ediciones que colocaron de forma inmediata al “caníbal” cerca del mito de Anquetil.

En 1974, salvado el triunfo de Luis Ocaña, situó su casillero en los cinco Tours. Fue una victoria que no desentonó en demasía respecto a los anteriores. Por el camino se hizo con ocho etapas, la primera y la última entre otras, y situó al sufrido Poulidor más allá de los ocho minutos en el podio de París. Nada hacía presagiar que ésta fuera la última presencia del campeón belga en el primer escalón del cajón parisino. Al contrario, a sus 30 años, el enorme corredor afirmaba sentirse mejor que nunca.

El golpe viene de Thévenet

Con una semana cumplida del Tour de 1975, muy pocos ponían ya en cuestión de que el principal enemigo de Eddy Merckx era el mismo. Desde el inicio en Charleroi, el belga convertía la carrera en un infierno atacando en lugares propios de grandes clásicas como el Alsenberg de la París-Bruselas camino de la meta de Roubaix. Cerca de Nantes, en Merlín Plage, Merckx ganaba la primera crono larga de la carrera. En la cronometrada de Auch repetía triunfo.

Tanto dominio tuvo reflejo en la actitud de un público algo aburrido de sus recitales. Subiendo el Puy de Dome, Merckx probaba el asfalto, se afirma que empujado por alguno de los asistentes, mientras Van Impe y Thevénet circulaban con ventaja. Un minuto en la cumbre del Macizo Central suponía el anticipo de la caída de campeonísimo.

La historia se repetiría un día después, en la etapa de Pra Loup. Thévenet seguía minando el poder del líder atacándole hasta seis veces en el Col des Champs. En Allos, era Merckx quien lo intentaba. Ya en Pra Loup Thévenet se desprendía del belga. En los dos últimos kilómetros las piernas de Merckx no demostrarían la frescura habitual. El vigente campeón acabó por ceder en ese tramo dos minutos.

El Tour ya no dependía de él, y menos después de otra caída, en Valloire, que se saldaba con una fractura abierta de cadera y molestas heridas en pómulo y maxilar. Cualquier otro hubiera tomado el camino del abandono, Merkcx siguió hasta París, para acompañar al que había puesto caducidad a su reinado, no sólo en el Tour, desde la segunda plaza. El ángel belga ya no volvería a desplegar sus alas.

Endura LDB Di17
Cambrils ZC, Gran fondo
Clic para comentar

Deja un comentario

Más en Ciclismo antiguo

Advertisement
Advertisement
Advertisement
Inicio