Edu Prades, Airan Fernández y otros tantos que viven esta época tan jodida

3
9
vistas

Hace tiempo un buen amigo, Manolo Saiz creo que lo conoce, fue compañero de hornada de estudios, que escruta  muy al detalle el ciclismo catalán me dijo: “Eduard Prades es muy bueno”. Los años que ponen a cada uno en su sitio le han dado la razón. El pasado domingo Edu ganó el Memorial Valenciaga, una carrera que estos últimos años no le acababa de ir bien, pues en la misma perdió opciones, o buena parte de ellas, de adjudicarse la Copa de España.

Brindis por el futuro
Ganar el Valenciaga nunca puede ser algo baladí. Dicen que la mejor pasarela de directores de equipos profesionales se da cita en Eibar el día antes que arranque la Itzula. Que se pasean por entre chavales cuya mirada hierve en ilusión, que rebuscan entre las catacumbas de los equipos elite, que preguntan, sondean. No sé se si esa especie de mercadeo sigue vigente, ahora está todo tan mal que da hasta pena escarbar en el pasado.
A Edu Prades, como a otros, le ha tocado explotar en la peor crisis que se recuerda desde años inmemoriales. Una crisis que pasa factura evidentemente en el ciclismo con el golpeo más duro de cuantos deportes conocemos. El ciclismo, el eslabón pobre, lo acusa como las capas más bajas de la sociedad. La implosión de Edu no es de este año, lleva temporadas en el top y ahí sigue, vigente. Inasequible al desaliento, por que a pesar de su fugaz paso por el profesionalismo, aunque de forma parcial, con el Andorra-Grandvalira, no ha podido ver cumplido el deseo que casi podríamos llamar de una familia consagrada al ciclismo. Su hermano Benjamí sabe bien de qué hablamos, también su chica, Cristina, ciclista y hermana de ciclista, Aitor, buen corredor, gran pistard.
Por que a todos ellos les ha tocado vivir una época muy jodida, como a Airan Fernández, un risueño chaval de Terrasa de estirpe ciclista, hermano de Esther, a su vez novia de Carlos Verona, ese competidor de testa tan bien amueblada. Airan, vástago de Neus, otra enloquecida de esto,  guardó la espalda de Edu camino de Eibar y pudo ser segundo. Otra muesca más en la trayectoria de este excelente ciclista con una de las visiones de campo más privilegiadas, como muestra su quehacer en la pista, donde fue hasta campeón de Europa de americana, por cuyo mérito no recibió beca alguna, pues no es disciplina olímpica, como si ser campeón continental fuera tan sencillo.
Así están las cosas, y ahora la guinda. La nueva reglamentación de los Mossos d´ Esquadra, de cobrar por escoltar las carreras en Cataluña, pone en solfa muchas competiciones que alumbran estos talentos. Sólo nos faltaba esto. Y yo me pregunto ¿por qué nos sigue gustando tanto el ciclismo? 
Foto tomada de www.biciciclismo.com & www.zikliamatore.com

Publicidad

3 COMENTARIOS

Deja un comentario