El ejemplo de Carlos Sastre

0
13
vistas

De entre todos los ganadores españoles del Tour de Francia, el más discreto ha sido Carlos Sastre. Su timidez espontánea, su forma de hablar y la manera de hacer las cosas –expresarse con hechos- le han conferido un cariño inversamente proporcional a las veces que le gusta prodigarse.

Varios años después de su triunfo en el Tour, muchas veces me pregunto, como se hace con Indurain o Perico, si debió ganar algun Tour más. Desde luego, hace diez años, por esas fechas, pocos habríamos apostado por un solo triunfo y sin embargo, su tesón y constancia, valores heredados de la cultura que pregona su padre en la escuela de ciclistas de la zona, le han hecho llegar altísimo.

Y en esas pajas mentales, que a veces nos hacemos, entendemos que Sastre, con un poco de suerte debía haber ganado al menos otro Tour, el de 2006, que lo perdió porque en la famosa etapa de Morzine, esa en la que Landis le tomó el pelo a todo el mundo, la cortedad táctica de Riis le privó de estar más arriba.

Como en Contador, Riis ha sido clave en la trayectoria de Sastre, y al menos cabe agradecerle al técnico danés que dejara carta blanca a  sus líderes en el Saxo cuando los Schleck y el mentado Carlos estaban en disposición de ganar el Tour de dos años después. Ese día de Alpe d´ Huez fue muy de Carlos, discreto, apoyado en la confianza en su trabajo, arrancó desde abajo y en dos zarpazos logró desprenderse de uno de sus rivales de generación, Denis Menchov, un ciclista que meses antes fue inabordable en la Vuelta.
1

Sastre ganó el Tour en Alpe d´ Huez, solo, ajeno a los tejemanejes y el aparente nerviosismo de sus compañeros luxemburgueses por detrás. Ese día Sastre impidió un tropelía histórica mayúscula: que Frank Schleck, uno de los ciclistas más sobrevalorados de la historia moderna, hubiera ganado el Tour.

Retirado hace unos años, viendo ahora su trayectoria, sus años mozos en la ONCE, el periplo con Riis, aquel chupete cuando ganó en Ax 3 Domaines, las Vueltas que disputó, su ímprobo trabajo en los Juegos de Pequín, los que coronaran a Samuel Sánchez, sus últimos Giros y el hecho de que nunca estuviera vinculado a ninguna trama ni investigación de dopaje, todo, nos invita a pensar que estamos ante un ciclista modélico y al que siempre tendremos en gran estima.

Dibujo de @Zapa9MFS 

INFO

1

El gran Marino Lejarreta será la estrella invitada en la Pedals de Clip, la marcha de ciclismo clásico que abrirá inscripciones el próximo 15 de enero y que se celebrará el fin de semana 21 y 22 de mayo con llegada en el bellísimo complejo de castillo e iglesia románica de Sant Martí Sarroca (Alt Penedès) ​ con actos y exposiciones de ciclismo clásico más la  marcha en sus dos versiones: una de 75 y la corta de 45 kilómetros.

Publicidad

Deja un comentario