El analítico proceder de Saxo Bank-Tinkoff Bank

0
4
vistas

El mercadeo de final de sesión se impone en agendas de managers, directores, agentes y acólitos. La pugna por los puntos de la UCI que te aseguren un puesto en la mesa de los grandes es casi tan terrible como la que genera miserias y atención en la carretera. Esto sí es un monumento, cada vez patrocinios más parcos y menos ciclistas apetecibles en el punto de mira.

A estas alturas si un equipo ha adelantado faena ha sido el Saxo Bank. Dos hechos acontecen alrededor de la estructura capitaneada por una persona que reconoció ganar un Tour dopado y que sigue ahí, tan fresco. Por un lado el capital ruso de Tinkoff, liquidez indispensable, pues con la aportación de Saxo parecía imposible avanzar.

Sin embargo la llegada de Nicolas Roche, Roman Kreuziger, Oliver Zaugg y compañía responde a un hecho muy anglosajón y si se me permite analítico, casi financiero. Una vez descontado que el camino de Alberto Contador está limpio de polvo y paja, sin TAS ni sanciones por surgir y ejecutar, ponemos encima de la mesa la pasta que sea menester y formamos el bloque que Contador, el mejor vuéltomano ahora mismo, merece. Quizá para llegar a este estadio se podrían haber ahorrado muchas historietas por el camino.

De ahí la lastimosa temporada del equipo de Rijs. 2012, a pesar de culminarse con la victoria en la Vuelta a España, es un renglón y seguido en la historia del equipo. Una transición en la que se espera poder dibujar un mejor horizonte cara al año venidero. Sólo así se explica la nula capacidad adquisitiva mostrada por el cuadro hace un año por estas fechas, donde ya se intuía la suerte de Contador, y por ende la 16º plaza en el CQ Ranking de este año, cuya temporada cierran con siete victorias, tres de ellas de Contador, y las otras cuatro en carreras de muy bajo perfil como el Tour de Taiwan, Tour de l´ Ain y GP Denain. Un expediente pobre solventado por un corredor que sólo compitió 36 días en los dos meses que estuvo hábil.

Publicidad

Deja un comentario