Connect with us

El antes y después para Alaphilippe

Ciclistas

El antes y después para Alaphilippe

Tiempo de lectura:2 Minutos

Qué bonito luce el corazón de Francia en esta época. Es una tierra maltratada por el invierno, con arboleda desprovista de hojarasca, troncos desnudos y viñedos abrasados por el frío pero con la luz propia de la primavera: una luz que no calienta, pero como que ilumina más, prolonga el verde del follaje e inunda de color la estampa.

La crono que tenía mucho de llano y una exigente subida al final ha sido ese compendio que describimos en escasos doce kilómetros. Una crono preciosa, carrera estrecha, charcos y barro en las cunetas, buen gentío en un día de diario y excelentes ciclistas en liza. Qué envidia nos da la cultura ciclista francesa.

Pero atención porque podemos estar en el cambio de pie de Julian Alaphilippe, un corredor que lleva tiempo llamando a la puerta, casi siempre se le cruzaba Valverde en el camino, y ahora toma el mando. La prueba para este corredor es mayúscula. El año pasado vimos en él la diferencia qe hay entre el Tour y el resto. Alaphilippe delante y fuerte en muchas carreras (Ardenas, California,…), sufre muchísimo en el Tour, una carrera es otra historia.

Para muchos Niza es el paso intermedio que marca el camino hacia la hermana mayor. Quienes han ganado el Tour han tenido que graduarse aquí, o en carreras similares, y la crono de Alaphilippe es un bautismo de fuego. Viste un amarillo que no le será sencillo defender, pero sin duda es una de esas píldoras que tuercen trayectorias.

No lo tendrá, como decimos fácil Alaphilippe, porque entre otros Alberto Contador nunca se pone un dorsal para bajar los brazos. Ya sabéis que con el madrileño acostumbramos a ser críticos, tendremos o no razón, pero verle darlo todo en la subida final por una carrera en la que ya conoce las mieles, es admirable, sinceramente, así lo pensamos. El año pasado se quedó a las puertas de la victoria, esta vez ha tenido dos etapas complicadísimas que le llevan más allá de minuto y medio en la general, pero en ningún momento le ha perdido la cara a la carrera. La vida y sus ciclos, cuantos veteranos fueron derrotados por Contador, joven prodigio, vestido de blanco. Hoy le ha tocado a él.

Una carrera que tiene un segundo bucle apasionante, ya en ruta hacia la costa. Sinceramente esperábamos algo más de Sergio Henao, cuyo derrape en una curva replicó la desintegración de la rueda delantera de Gianni Moscon en la Tirreno. Cosas raras pasan en el Sky.

Sea como fuere que no se relaje Henao, porque tenía la carrera muy a su favor y ahora no está nada claro. Y conviene no relajarse porque está en un equipo donde las oportunidades son escasas, casi tanto como en Movistar, donde Gorka Izagirre ha aprovechado el vacío de poder, con Valverde enfermo y Nairo en Italia, para dar el salto al frente que dio su hermano hace un año. Cuánta calidad en esa familia y cuánto nos queda por ver en una París-Niza que sólo tendría que vestir de blanco a su líder para ser perfecta.

Imagen tomada de FB de París-Niza

Clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Más en Ciclistas

Patrocinado

Inicio