El apellido Schleck no es un apellido cualquiera

0
5
vistas

Purito de líder. Dumolin afilando el cuchillo. Aru en el filo. La que podríamos decir jornada reina de la Vuelta estuvo bien, si por bien entendemos el efímero espectáculo que se puede ver en los últimos 800 metros de jornada. El resto, el camino que lleva hasta el rampote final fue un calentamiento, una especie de cocción a fuego lento, que reblandece las piernas y aburre a quien ve la carrera.

Sin embargo la etapa nos dejó otra estampa, más allá de los preciosos valles satures que circundan la vega de Riosa que da acceso a las primeras rampas del Angliru. el coloso vecino a la Ermita de Alba. Esa imagen fue la del ganador, la de un ciclista de caché y prestigio que parecía muy ajeno a su oficio desde hace muchos años.

Sí, hablamos de Frank Schleck, último reducto del apellido más famoso del ciclismo hace sólo cuatro años y que se ha diluido en el más absoluto anonimato desde entonces. Frank, el mayor de la saga, emuló a su padre Jonnhy, y ha ganado la etapa en lo que podríamos etiquetar de su mejor victoria, curiosamente muy alejada desde aquel Criterium Internacional que se llevó el año de su podio en el Tour.

Frank se puso a ello en la Cobertoria, donde cayó muy rápido quien por galones parecía su principal oponente, Pierre Rolland. Luego tiró y tiró. Descolgó uno a uno, mostrando una lucidez táctica inusitada en sus mejores años. Sólo Rodolfo Torres le mantuvo la estela hasta que el colombiano, que mostraba mucho mejor cara, se descolgó. Hoy sí, grande Frank Schleck.

Schleck, lo queramos o no, es un apellido con historia en el ciclismo. El pequeño de la familia colgó la bicicleta hastiado por las lesiones y una mentalidad en la que el sufrimiento no parecía una prioridad. El mayor sigue ahí, muchos años después de saber de él por ultima vez.

Paradójica la Vuelta del Trek. Perdió rápido a Cancellara. Ganaron sendas etapas, la de Stuyven con la muñeca rota y la de Danny Van Poppel siguiendo la traza de otro apellido de gran calado. Hasta Haimar Zubeldia se metió en una escapada y ahora Schleck suma la tercera etapa. Muchas veces, como en la vida, las cosas vienen cuando menos se esperan…

Imagen tomada del FB de la Vuelta a España

INFO

Entra y llévate la equitación Endura del Movistar 

Deja un comentario