Connect with us

El atasco del Etixx

Opinión ciclista

El atasco del Etixx

Endura LDB Di17
Cambrils ZC, Gran fondo

Con lo primeros resuellos de la campaña, entre San Luis y Australia, nos damos cuenta de que había ganas de ciclismo. Aunque lo se vea ahora diste mucho del núcleo duro de la temporada, el desperezar de las estrellas, de las estructuras, de los glúteos, ya pone el olor a linimento en nuestro subconsciente y abre el apetito por ver acción.

Y claro, con el arranque que el Etixx protagoniza, ya de salida, en Argentina, empiezan las conjeturas de cómo se desenvolverá el equipo más poderoso, sobre el papel, para las clásicas, qué piezas moverá, cuándo y como lo hará. Desde luego las incógnitas son muchas.

Endura LDB Di17

No sabe duda de que cualquier pizarra de Lefevere, el mandamás del equipo belga, tiene a Tom Boonen como objeto prioritario. Por esperar al belga, por ponerle delante a veces de la propia estrategia grupal, el equip perdió carreras e incluso ofreció penosas actuaciones, como esa de la Het Niuewsblad en la que Stannard se desenvolvió con victoria ante tres rivales del mismo equipo.

Aunque el carácter de leyenda de Boonen merezca todo el respeto, con el peso de su edad es conveniente abrir el abanico y pensar en la triada de ciclistas que son, por defecto, aspirantes máximos a las clásicas de adoquines. En esa terna Niki Terpstra, que ya sabe ganar en Roubaix, es el primero en la jerarquía, si bien sus activos tienen mucho que ver con la dinámica del equipo, pues en el mano a mano es mucho más lento que rivales como Kristoff o Degenkolb. Terpstra ganó Roubaix por la superioridad de los suyos en el momento  clave.

Si de romper la carrera y ofrecer espectáculo hablamos, no podemos obviar que Zdenek Stybar es la punta de lanza. No ha ganado como su compañero holandés, per va como los ángeles sobre los adoquines y además se le conoce capacidad de hacer daño sin depender de su equipo.

Y está también Stjin Vandenbergh, el hombre para todo, el flamenco pero flamenco, que espera una oportunidad a la que se suman las declaraciones de Tony Martin, quien espoleado por ganar en Cambrai, se ve legitimado a intentarlo sobre el pavé. Es decir, empiezan a salir más bazas que casi ciclistas por nueve inicial en carrera.

Para las Árdenas el hombre es Dan Martin, que toma el relevo a Kwiatko y Uran de golpe, a la espera del progreso de Julian Alaphilippe. El irlandés no obstante irá con mucha menos presión que sus colegas del adoquín, auténtica obsesión de los directores del equipo belga, si bien, paradójicamente, el año pasado el arco iris Kwiatkowski logró en la Amstel la única clásica en la primavera del Etixx, un ciclo que en lo demás cerró a cero y con sonadas derrotas.

Endura LDB Di17
Cambrils ZC, Gran fondo
Clic para comentar

Deja un comentario

Más en Opinión ciclista

Advertisement
Advertisement
Advertisement
Inicio