El bucle infernal de la Vuelta

2
2
vistas

Es terrible la suerte que tienen algunos. Por ejemplo, la que está teniendo esta Vuelta, la de 2014, la que encara su último tramo. Con uno de los recorridos más tétricos de los últimos años, la carrera heredó la fortuna de tener en su salida los mejores ciclistas del mundo, a excepción de Nibali, con la necesidad de justificar sus respectivas temporadas y con hambre de algo grande.

A tres días del final la situación es apasionante. Quedan una etapa sobre el papel de transición, la jornada cumbre en Ancares y la infumable crono de Santiago. Vaya tela poner una crono de diez kilómetros para cerrar una gran vuelta como si fueran los Valles Mineros. Con este postre a las tres semanas de competición se presentan los cinco grandes nombres de esta edición que no son otros que el líder Contador y sus cuatro perseguidores.

En circunstancias normales Alberto Contador debería tenerlo hecho. Fue el más fuerte en La Farrapona, auténtico etapón, el único, de montaña hasta la fecha, maneja diferencias interesantes y encaja con cierta solvencia los golpes de los rivales. Pero este Contador se haya en medio de follón considerable. Aunque resulte increíble, Contador, el más entero de los favoritos, sigue corriendo en función de rivales declaradamente inferiores. Se pasó la subida a los Lagos mirando dónde estaba Froome y en la subida pontevedresa se arrimó a Purito y Valverde como si estos fueran adalides de su liderato.

Dice que si estuviera solo no dejaría nunca la estela de Froome. Esperaba, vanamente, que  Alejandro Valverde saliera a por el inglés en defensa de su segunda plaza. Primero, no creo que Valverde le vaya de otro podio en la Vuelta y segundo el murciano no está para tirar cohetes. Con todo no repara el madrileño que en esta guerra de nervios que mantiene con sus dos colegas quien más tiene que perder es él y que incluso en los ataques de Froome y el tiempo que éste tome, Valverde y Purito tienen argumentos para buscarle las cosquillas al líder.

Por mucho que le reste importancia Contador no puede ceder veinte segundos a un ciclista que además de peligroso está un peldaño por debajo de él. No es de recibo este juego y una carrera que parecía amarrada se le puede complicar por el abundante mar de fondo que se mueve entre Purito, Valverde y el propio Contador. Por mucho que se diga lo contrario, son tres excelentes ciclistas que competitivamente hablando, en lo personal no tengo elementos, no se tragan y así lo manifiestan en la carretera.

Valverde, Contador y Purito preferirían inmolarse a ayudar al otro y con esas cuentas pendientes Froome, y ojo también a Fabio Aru, sabe jugar. Se ha tachado de lastimosa la forma de correr de los tres tenores españoles. A mí, personalmente, me encanta. Abre la carrera y enciende al personal. Veremos no obstante cómo influye para el Mundial, donde se retomarán los desastres de Florencia. Contador se ha borrado, dice que esa carrera no va con sus características, lo dice muchos años después de correr mundiales sin ton ni son. En el fondo no quiere que su talento vaya en beneficio de otro.

Foto tomada de www.lavuelta.com

2 COMENTARIOS

  1. Es divertido ver como se vigilan Contador, Valverde, Purito y dejan de lado a Froome y al joven Fabio Aru; como se descuiden les gana la partida.
    Aunque lo interesante esté sólo al final de cada etapa, no está siendo una mala Vuelta. Nos va a dejar un atrayente desenlace hasta su conclusión.

    • Estoy bastante de acuerdo con el articulo. No entiendo como se puede pretender pasarle la responsabilidad al segundo de la gral tras el ataque de froome. Ni aunque lo repita Carlos de Andres. Me decepciona y me irrita tambien cuando dictan el ritmo los objetivos secundarios. Se trata de ganar. Si ataca Froome, todo un campeon de Tour, cuando aun queda vuelta y esta a min y medio, al que le toca responder es a Contador! Se juega la vuelta. Y los demas mejor quietos. Que segundo puesto ni que polladas…

Deja un comentario