Connect with us

El calculado y no errado cinismo de Michael Rasmussen

Mundo Bicicleta

El calculado y no errado cinismo de Michael Rasmussen

Endura LDB Di17
Cambrils ZC, Gran fondo

Dinamarca, país tenido por serio, ejemplo de nuestra maltrecha España, divulgador de las bondades de la bicicleta en grandes urbes y paraíso de gente con pasta, no está de suerte con sus ciclistas. Años A, tuvo grandes exponentes, nos vienen a la mente Rolf Sorensen, Bo Hamburguer o Jesper Skibby. Pero también danés es el jefazo del Saxo Bank de quien no queremos saber de dónde salían sus portentosas exhibiciones de mediados de los noventa, del potencial de sus piernas seguro que no, quizá de la falta de escrúpulos.
El Tour de San Luis, que por caché de la concurrencia bien podría igualarse con la bien llamada cuarta grande, la Vuelta a California, nos ha llenado la semana competitiva con las primeras noticias de Contador, ajeno a la competición desde julio y a la espera del fallo del TAS, y otras lindezas de algunas de las primeras figuras de este deporte. Curioso bagaje por cierto para los Omega que de las escasas victorias el año pasado han hecho fortín en Argentina con Chicci y Leipheimer, ciclista pelado de 38 años que anda como los ángeles.

Endura LDB Di17
Huesitos
Milagros de edad a parte, el copo mediático ha estado sobre un danés calvo, famélico y desmejorado por las durezas de este deporte. Su nombre Michael Rasmussen y por sus obras, y palabras, le conocemos. Por obras como la escapada imposible que protagonizó en los Vosgos y la calamitosa crono final que firmó en el Tour de hace siete años besando varias el suelo para culminar tal descalabro que sólo Frank Schleck puede igualar. Por sus palabras como cuando quiso jugar a malabares en Plateau de Beille tomando el pelo a un Contador que de tonto no tiene un pelo.
Danés como es, Rasmussen no hace justicia a la buena reputación de su país. Su vuelta a las carreteras le ha hecho coincidir, cuatro años y medio después con Alberto Contador. La situación aunque cómica no es la primera vez que se produce, creo recordar que en el primer Giro que ganó el madrileño ambos ya estrecharon las manos. Marca dedicó un espacio a este ciclista timado por la hipocresía del deporte. La entrevista es jugosa, y muestra la cara más falsa que se maneja en los  pasillos del ciclismo. Que Rasmussen diga ahora que “sería  un honor trabajar para Contador” cuando éste se calló como un puta en 2007 y tiró hasta el final en el primero de sus tres Tours victoriosos es para mear y no soltar gota. Así de claro. Aquí el único que tuvo arrestos de decir algo fue Cadel Evans quien, con tino, dijo que aquel Tour pudo haber tenido desenlace muy diferente de no haber estado el calvorotas por medio. 
Sin embargo la incontinencia pasional nos embarga cuando le oímos haber mantenido “contactos” con Rijs para ingresar en Saxo. Rijs lo condicionó todo a ciertas mentes pensantes, no sé cuáles, y al permiso que éstas finalmente parecen no haberle dado. Sinceramente carecemos de criterio lógico en la vara de medir en “chez Saxo Bank”. Calvos los dos, daneses también, uno es un dopado confeso que maneja una de las estructuras más poderosas del ciclismo mundial, aunque sostenida en tiempos recientes por las hazañas de Contador y carambolas varias como la de Nuyens en Flandes. El otro no hizo nada fuera de la ley, como bien dispone en sus palabras en Marca. Se le aplicó el tono preventivo tan peculiar en este deporte. Sin embargo el segundo estaba pendiente del OK a través del primero. Aunque no entré a cuchillo a nadie se les escapa que a Rasmussen le pinchan y no le encuentran sangre en el momento de declarar tales paradojas. Que este rapado, más afamado tras verse en el “Mira quién baila” nórdico, siga teniendo estómago de seguir en tal universo tras todo lo pasado es, en plata, flipante. Pero allá él. Su vida entre México, Italia y Dinamarca no le da para reflexionar para decidir cómo emplear su tiempo en temas más provechosos.
Ya sabes, te haya gustado o no, aquí abajo lo puedes expresar.

Endura LDB Di17
Cambrils ZC, Gran fondo
Continuar leyendo
Te puede interesar...
5 Comentarios

5 Comments

  1. Luis M. Román

    29 de enero, 2012 at 16:03

    Tuve la suerte de verle correr en la Vuelta a Chihuahua y es una pena que se haya perdido a un ciclista como él que buscaba el espectáculo. No opino si fue bien o mal sancionado, pero esa persecución contra él una vez cumplida la sanción, como si fuera un apestado, es incomprensible y va en contra de este deporte, le pese a quien le pese.

  2. Alfredo Rodrí

    29 de enero, 2012 at 17:52

    Estoy de acuerdo con la última reflexión de Luis. No entiendo las persecuciones hacia los corredores una vez cumplida la pertinente sanción

  3. Ivan Vega Garc&i

    29 de enero, 2012 at 17:54

    La injusticia fue desde luego clamorosa, pero Rasmussen tampoco me ha parecido el tipo más sincero del pelotón. Todas las verdades e historias tienen una doble visión.

  4. Unknown

    29 de enero, 2012 at 18:54

    gran post!!! me ha encantado… y refleja la dolorosa situacion de mi amado ciclismo…

  5. picolocapo

    30 de enero, 2012 at 5:57

    En el ciclismo no se perdona a nadie, es un estigma que se llevara siempre, y es la misma UCI que se ocupa de seguir atormentando a todos los que han tenido un caso de dopaje. Jaume Mas

Deja un comentario

Más en Mundo Bicicleta

Advertisement
Advertisement
Advertisement
Inicio