El camino de vuelta del ciclismo español

0
2
vistas

Hace unos cuatro años, en este mismo mal anillado cuaderno, nos preguntábamos con pavor cuán grande sería el socavón que la crisis dejaría en el ciclismo español. Recordar aquel otoño de prima de riesgo, referéndum griego y rescate de países, fue lo más parecido a enfilarse en una montaña rusa de irmpronunciables caídas y desconocidas consecuencias. La economía llenó la portada de todo, hasta de nuestra vidas y raro era el momento que no entregamos a un gurú la suerte de nuestro futuro.

Como ultima consecuencia en la cadena de golpes que aquello provocaba, teníamos nuestro querido deporte, nuestro ciclismo, esa cosita centenaria, pero modesta, con poca voz en los medios, con menos en los órganos de decisión. Ese ciclismo languidecía al ritmo de la actualidad, en silencio, ajeno, sin llamar la atención de unos cuatro enfermos, entre los que nos incluimos, sin más suerte que la de cruzar los dedos y esperar que aquello pasara.

Sin embargo, en ciclismo los malos años venían de lejos, de cuando “España iba bien”. Con la Operacion Puerto como telón de fondo de muchas decisiones, en el epicentro de la actualidad, se dejaron caer equipos. Antes incluso ya muchas carreras habían muerto por el camino. La poesía ciclista nos hacía recitar de carrerilla: Mallorca, Andalucía, Luis Puig, Valencia, Murcia, Setmana Catalana, Aragón, País Vasco,… todos estos, lugares que acogían sus respectivas vueltas y nos habíamos detenido en abril.

Hoy a ese poema se le han caído estrofas, palabras, a plomo. Sin embargo, hay atisbos, tímidos aún, de recuperar renglones de esa canción. Mallorca y Andalucía sobrevivieron, Murcia es una carrera de un día, de Setmana y Aragon no dan novedades, pero sí de Valencia, algo es algo.

Los Casero afirmaron esta semana en Ciclo21 que hay un 90% de opciones de que la Vuelta a Valencia que luce en el calendario UCI del próximo mes de febrero, se pueda celebrar. Nos gusta la música, volvería una de las carreras con más solera del calendario, pero no la letra cuando se habla de gobiernos regionales y diputaciones para cuadrar el círculo.

Hace tiempo que el ciclismo debería haber dado carpetazo a este episodio de maná publico, pero como vemos sigue siendo clave para salir adelante. Los hermanos Casero sabrán moverse por entre la política menor valenciana, pero sinceramente apostarlo nuevamente a lo de todos, es como basar la recuperación económica en la construcción. Volver a tropezar en la misma piedra.

La carrera coincide con otras pruebas, por ejemplo Dubai, pero ello no inmuta. Sinceramente competir en España sigue siendo un chollo, más cuando muchas estructuras andarán por la zona. Son los valores del viejo ciclismo y la vieja Europa frente a los petrodólares que pagan bien, sí, pero que no apaciguan los 50 grados que aguardan a los corredores en etapas disputadas por tediosas autovías.

Sea como fuere algo se mueve, a ver qué suerte corre la estructura de Manolo Saiz, y eso al final es lo que queremos. No entendemos de colores, ni partidos, ni diputaciones, pero sí de que el ciclismo recupere el pulso y ofrezca a este lado de los Pirineos lo que en su día daba: buenas carreras, amplio calendario, televisión en directo y esas cosas que tuvimos en nuestra mano y se perdieron por el camino.

Fotografia sacada de www.noticiascv.com

INFO

Te presentamos Tuvalum, material de primera calidad a precios de segunda mano, con garantía de que no te den gato por liebre…