El capítulo incompleto de Chris Froome

1
2
vistas

La temporada del Team Sky, en general, y de Chris Froome, en particular, no ha sido sencilla y de ninguna de las maneras se puede calificar de buena. Sólo un dato, sencillamente demoledor, desde que el año pasado Vasil Kiryenka ganara en la Peña Cabarga, el equipo negro e inglés no ha logrado triunfo alguno en una gran vuelta. Sin hablar de la primavera, auténtico lastre para el bloque, estuvieron inéditos en el Giro y opacados por ausencia del su líder en el Tour. La recién finalizada Vuelta a España pareció la tabla de salvación para el equipo gestionado por Brailsford, un genio montando estructuras y planteando Excel, pero con evidentes carencias en la gestión del talento y egos que pasan por sus manos. Wiggins, los hermanos Yates,… son varios los que pueden dar fe.

Centrando el objetivo en su hombre fuerte, Chris Froome, su temporada es muy difícil de definir. Queda la sensación de que éste es un episodio sin renglón, sin final escrito. El inglés de origen africano no se ha quedado con las ganas de demostrar que en su fuero interno no iba a aceptar una temporada en blanco tan alegremente. Lo ha intentado. No ha podido, mala suerte.

Froome llegó corto a la Vuelta, como la amplia mayoría de los favoritos. Pese a que en la primera semana rodó bien, fueron varios los pasajes en la segunda semana en los que pareció descolgarse del triunfo. Tuvo dos momentos malos en Valdelinares y Aralar. En los Lagos, la imposible convivencia de los tres capos españoles le dio vida, un hilo al que se agarró para resurgir en La Farrapona y ser el único rival peligroso de Alberto Contador.

Fue ahí, en la cima asturiana, donde el inglés se ganó el corazoncito de los anfitriones. Que todo un ganador del Tour de Francia se agarrara cual clavo ardiendo a las pocas posibilidades de brillar que la Vuelta le ofrecía fue demasiado para muchos que siempre han mirado con ojo crítico el Sky y sus estrellas. Froome no pudo con Contador y ardemos en deseos por saber qué pasará cuando ambos estén en plenitud de facultades, sin embargo se vistió de dignísimo rival y honró la carrera que otras muchas figuras mancillaron con su desgana y desidia.

Viendo ahora la campaña del inglés, no han sido pocos los problemas que salieron a su paso. No sabemos si ha sido por su rara compostura sobre la máquina o por el infortunio puro y duro, pero las caídas le han lastrado como pocas veces hemos visto en un ciclista top. Arrinconado en la Dauphiné por un costalazo, un doble trompazo en el Tour le dejó KO justo en la puerta de los adoquines, que mojados y peligrosos eran cuchillos para su cuestionable forma de llevar la bicicleta.

Pero este Froome es poliédrico. Al ciclista humilde, accesible y agradable que concluyó la Vuelta se le complementa otro intransigente y casi incendiario, vertiente potenciada por su compañera cuando se pone a jugar en twitter. A las constantes alusiones sobre dopaje y limpieza se añadió el pasaje del Teide reclamando más controles a los allí concentrados, como si siendo más papista que el Papá lograra la indulgencia del gran público.

A Froome le gusta este discurso de ciclismo limpio y renovado, pero sinceramente abanderar estas cuestiones es arriesgado porque incluso en su casa, “chez Sky”, ya han salido affaires poco agradables. Sea como fuere la crono de Santiago cerró un episodio y abrió otro, el del impás hasta el próximo Tour, ese que será la “madre de todas las carreras” y en la que Froome quiere acabar el capítulo que dejó incompleto camino de las minas de Arenberg.

INFO

Concurso de fotografía con premios muy útiles

KSIX ORGANIZA EL PRIMER CONCURSO DE FOTOGRAFÍA, SUBE TU FOTO Y JUEGA CON NOSOTROS!

ks

El PREMIO:
– Un cargador externo solar 4000mAh
– Una funda acuática para Smartphones.
– Un Brazalete deportivo SportBand y unos auriculares acuáticos.

AHH!! REALIZAREMOS DOS SORTEOS!! LOS DOS GANADORES RECIBIRÁN UN PACK VALORADO EN MÁS DE 100 €

Mirad este enlace para mayor detalle

1 COMENTARIO

  1. El mejor Froome, y el mejor Contador, se enfrentaron en el Criterium Dauphiné, creo, no en la Vuelta, donde hemos disfrutado de un inglés demasiado alocado y de un pinteño demasiado “bailón” pero dominador a la postre. Me parece que a Sky le sobran corredores buenos y directores malos, me recuerda a Movistar…

Deja un comentario