El carisma de Chaves

0
9
vistas

Por las cornisas que asoman en la bella Bolonia, Nuestra Señora de San Luca es una especie de pequeño chapitel sobre el horizonte. Vigía, centinela de la ciudad que se diseñó porticada, el camino a la iglesia se hace paralelo a un largo porche, un pasillo de una arcada de medio punto que aseguraba que los fieles no se mojaran en los días de lluvia y frío.

Los ciclistas que trepan por tan emblemática subida no sabrán, posiblemente, de estas conjeturas. Como nos decía Roson, no tienen tiempo ni para ver, ni para disfrutar del paisaje. Bastante hacen con mantener el tono.

En San Luca, por eso, la lista de ganadores es de impresión. Ciclistas que marcaron época. En San Luca este sábado que inauguraba el otoño ha ganado Esteban Chaves el Giro de Emilia, la bellísima carrera romagnola que carbura al margen del gran World Tour, labrando un palmarés que ya quisieran otras carreras prestigiadas artificialmente.

Qué año de Chaves, el ciclista de la sonrisa marcada en la cara, como si fuera el Jocker de Batman. La llegada a San Luca es uno de esos momentos íntimamente bellos de la campaña ciclista, una hoja cobriza del otoño ciclista Chaves se batió con suerte sobre Bardet y Uran, el podio lo dice todo, los nombres se revisten de calidad y el lugar prenda. Os podéis imaginar la sana envidia que sentimos de los que lo vieron in situ.

Chaves mientras sigue a lo suyo, marcando un camino que sin ser la irrupción de Nairo, no es nada desdeñable. Dos podios en grandes vueltas y la sensación de que cada año va mejor que el anterior. Sus éxitos son proclives a ser celebrados por el buen aficionado porque en el fondo son los corredores que queremos que ganen, porque ponen un grano de fe, otro de calidad, a pizca de rabia y el manto de carisma y de carisma, Chaves sabe un rato.

Imagen tomada del FB del Orica

Publicidad

Deja un comentario