Connect with us

El ciclismo debe ser rentable

Destacado

El ciclismo debe ser rentable

Endura LDB Di17
Cambrils ZC, Gran fondo

¿Tiene que ir el ciclismo a donde le paguen?

Llevar el Giro a los Países Bajos, Irlanda, Dinamarca o Israel.

Poner el Tour en Alemania, Bélgica u Holanda.

Cambrils ZC, Gran fondo

Que la Vuelta salga de Holanda o Francia.

El debate, cada vez, que una gran vuelta se desencaja geográficamente de su hábitat natural, su país de origen, siempre surge y hay para todos los gustos. De las tres, desde luego que los italianos son los más amantes de ir a donde Dios perdió el mechero, pero siempre con un claro sentido del negocio.

Y es que un deporte que se precia de no cobrar entrada, de derechos de televisión que no parecen los mejor costeados del mundo y que vive sólo y exclusivamente de patrocinios, cualquier asidero es oro en paño.

Llevar el Giro a Israel, al margen de todas las lecturas de derechos humanos, pues ese no es el objeto de este mal anillado cuaderno, significa un ingreso extra y cuadre de cuentas para los mentores de la carrera.

Es increíble, pero lo que por televisión vemos como algo grande y cuentas rebosando no es rentable, no en la medida que muchos podríamos imaginarnos. Mirad el mundial de Bergen o la que hay liada en Ponferrada, tantos años después.

Las cifras que el Giro maneja por su próxima gran salida justifican las cuentas y el esfuerzo, aunque cabría preguntarse si en este pastel los equipos, quienes ponen las estrellas y el grueso del pelotón, pillan en la misma proporción.

Ya sabéis ese caballo de batalla de ese loco ruso llamado Oleg Tinkov.

Pero hay otra lectura a la propiamente económica  y que es que igual que hay una franquicia del Louvre en Abu Dabhi y un parque de Ferrrari en Salou, igual que una feria de éxito en España se puede exportar a cualquier lado del mundo, porque en el fondo exportas know how, ¿por qué los organizadores de las grandes vueltas no pueden exportar su saber hacer en ciclismo?

La fiesta que fue la salida del Giro, hace un par de años, en los Países Bajos creo que justifica el movimiento al norte, rompiendo con mucho las limitaciones geográficas de Italia. Fueron días diferentes, una preview a lo que vimos luego por la bota y la remontada antológica de Nibali.

Llevar el Giro a Israel o cualquier otro lugar lejano lo único que demuestra es que hay eventos que hace tiempo que dejaron de ser eminentemente nacionales, son fenómenos globales. La marca “Tour” es una marca como otras muchas que visten nuestras horas de deporte o llenan los momentos de ocio. Mirad los critériums “by Le Tour de France” que se hacen en Asia. Se hacen porque venden y generan buena pasta, pero es que también divulgan ciclismo.

Salir o pasar por lugares lejanos al país que acoge la carrera son signos de los tiempos, aceptarlo es como aceptar que haya competiciones que tengan tierra, pruebas como las Hammer Series o la obsesión por buscar subidas imposibles. Desde hace un tiempo Giro y Tour, a través de sus empresas organizadores, han emprendido una carrera por aumentar su calendario, y por tanto beneficios, poniendo el pie en países en los que el ciclismo de competición no hubiera soñado estar nunca.

Y se acaba aceptando con normalidad, aunque las imágenes del desierto con ciclistas a veces causen desasosiego.

Es lo que hay, es lo que toca, yo de todo esto sólo quiero dos cosas, que el ciclismo se haga más global y más fuerte y que el ciclista, el artista invitado, saque algo en claro.

Imágenes tomadas del FB del Giro d´ Italia

INFO

La visibilidad, esa eterna necesidad que el ciclista no siempre tiene presente

Endura LDB Di17
Cambrils ZC, Gran fondo
Clic para comentar

Deja un comentario

Más en Destacado

Advertisement
Advertisement
Advertisement
Inicio