El ciclismo ha perdido una oportunidad de generar debate del bueno

0
11
vistas

Hace poco, cuando la Vuelta a España murió en La Castellana, nos quejamos de las líneas y titulares que el nuevo campeón del mundo de triatlón, Javier Gómez Noya, no tuvo en las grandes portadas de este país. Esos titulares, dijimos, seguro que se dedicarían al ciclismo, si un caso mayúsculo de dopaje hubiera sacudido.

En ocasiones, los que amamos el ciclismo, vemos como las propias inercias de la competición exceden los límites naturales del debate. Esto ha ocurrido en el Mundial de Florencia. Su desenlace ha sido parte de informativos, rotativos y espacios de análisis. Sin embargo, cuatro días después la sensación es que se hizo corto, muy corto, para la trascendencia histórica del momento.

Los mal llamados diarios de información deportiva por ejemplo cubrieron con espacios del tamaño de un sello la decepción de Purito Rodríguez y la falta de coordinación con Alejandro Valverde. Espacios nimios, escuetos, que no hacen justicia ni retratan la intensidad de lo vivido. Cabría preguntarte si un positivo de Chris Horner hubiera tenido tan parco seguimiento, y hablo de Horner por que su sola ausencia ante un control, por muy justificada que luego se demostró que estaba, le valió abrir webs de información deportiva, desplazando incluso las diatribas futboleras.

En El Larguero por ejemplo José Ramón de la Morena recordaba al mejor “Super García” sentando a Purito y Valverde junto al seleccionador para arreglar sus problemas como si fuera un patio de colegio. Ni un atisbo de crítica, ni un ápice de análisis más o menos profundo. Se solventó con flemático proceder. Triste, más cuando llevaban no sé cuántos minutos hablando de los multimillonarios jugadores del Real Madrid y del aprecio, o no, que le tenían a su técnico italiano.

El ciclismo ha perdido una excelente oportunidad de generar debate, pero debate del bueno, de aquel que incluye a aficionados y no aficionados, porque la última vuelta de Florencia ofrece tantas lecturas, tantas interpretaciones que cualquier persona con un mínimo sentido deportivo, vería algo interesante en lo que hurgar. Pero claro es más sencillo tratarlo todo así, de forma tangencial, para qué profundizar. Incluso se divulgó una foto de Purito y Valverde en pose amistosa, cuando quienes conocemos la intrahistoria sabemos que el cabreo fue mayúsculo. Es como si existiese la necesidad de mostrar que nuestros deportistas son humanos, buenas personas y saben perdonar. Ridículo. El ciclismo es un deporte para muchos de cliché individual que sólo es tratado con fondo y forma cuando por un positivo, o sospecha de mismo, emerge.  Qué tiempos cuando las riñas de Federico Martín Bahamontes y Jesús Loroño estaban por doquier llegando a dividir un país. 

No obstante no nos quejemos, los diarios deportivos lusos lucieron un curioso criterio equiparando en cuota de portada el mundial de Rui Costa con un torneo ATP, el de Kuala Lumpur, ganado por Joao Souza. Es decir un torneo ATP tiene mismo tamaño que un Campeonato del Mundo de ciclismo. Ojo hablamos de un master 250, sí, el cuarto escalón tras los grand slam y los master 1000 y 500. Y no contentos le dan un trocito a Deco, futbolista que acaba de dar positivo por no sé qué. Aún tendremos que dar gracias por padecer esta prensa nuestra.

Imagen tomada de @helenadias_

Publicidad

Deja un comentario