El ciclismo no tiene futuro, no con estos mandamases

0
5
vistas

Johny Schleck le ha dicho a sus hijos que cuelguen la bicicleta. Sufre el padre viendo a Frank nadar en los lodos de un proceso que se encalla. “Gasta dinero y no es feliz” comenta el apenado progenitor. “Esto no es vida” sentencia. Da en la clave.

El ciclismo profesional “no es vida”. Es un suceso de raros acontecimientos, una suerte de carambolas y un tejemaneje donde quien más quien menos no puede respirar aliviado. Ya lo han visto y escuchado –cuando el ciclismo es portada en Canal 24 Horas y en Hora 14, malo-. A Lance Armstrong se lo han llevado por delante. “No tiene sitio” dijo Pat Mc Quaid. Descojonante. A todas luces cínico, falso e interesado.

Quien no debe tener sitio en el ciclismo es esa camarilla de serviles muñidores que llevan tiempo haciendo de todo esto un circo de jugosos ingresos y acomodados trenes de vida. Lance Armstrong, creo que a la vista del informe de la USADA está, la ha cagado, y además con todo el equipo, nunca mejor dicho. Jugó a ser Dios y en esas esferas el hombre siempre salió empequeñecido. No puedes ser el más grande de la historia, sembrando enemistades y forjando amenazas sin esperar que esto se vuelta en tu contra. Además si éste es tu modo de hacer en ciclismo, donde nada nunca prescribe, peor aún.

Pero admitida la terrible fechoría deportiva ejecutada por el no ganador de siete Tours de Francia, la convivencia del organismo internacional en todo este embrollo invita a pensar que el futuro no está exento de sobresaltos. Aunque vivimos en una sociedad desmemoriada, llevo años oyendo eso de “el ciclismo está muerto”  y año tras año las cosas siguen su curso e incluso Vuelta y Tour baten récords de audiencia, al final, con tanto empeño lograrán que el ciclismo no se muera sino que se volatilice.

De inicio y fin, la UCI queda desacreditada en este tema en un material tan sensible como los controles, eso a lo que todos aluden cuando se ven en problemas. Que el tío que más veces ha pasado por el escáner tenga que ser sentenciado por declaraciones de compañeros demuestra cuán ineficaz, y posiblemente interesado, es el sistema. Ahora bien, como nuestros buenos políticos, aquí nadie dimite.

La UCI ha incentivado un ciclismo deshumanizado creado en base a caza de brujas y ausencia nítida de normas que ahora, los que ahora nos vemos  aquí estamos nos vemos obligados a pagar. Baste el ejemplo de que Euskaltel ha tenido que fichar al número uno africano para sumar unos putos puntos que le mantengan el WT para explicar el desconcierto.

Fotografía tomada de http://bicycling.com

Publicidad

Deja un comentario