El ciclismo sí que necesita un rescate

1
3
vistas

Vuelvo sobre el discurso acuñado hace pocas fechas. Entonces comentamos la necesidad o no de que el ciclismo hiciera un reset. Quizá no ahora, que las aguas parecen tranquilas, pero sí en un momento de mayor incertidumbre. Esa opción que planteó Mario Monti, el tecnócrata italiano, para el fútbol transalpino, podría ser, en opinión de un servidor, válida para el ciclismo.

Ojeando la atribulada prensa patria esta mañana de sábado, detecto en la web de El Mundo esta entrevista con Jordi Evole, ese paradigma de periodismo que hace de la excepción su bandera cuando su labor debería ser la norma. Decía el vivaracho catalán que los políticos deberían hacer un reset. Que salieran de su burbuja, de su cosmos y vieran las podredumbres del mundo que dicen gestionar.
Lo he dicho, como comenté, recientemente, en este blog, pero también los que me conocen me lo habrán oído. El ciclismo también necesita un reset, como el fútbol italiano –y el que no es italiano seguramente-, como los políticos, como la banca, como el sistema. Oí no hace mucho a un economista comentar que por la calle le paraban amas de casa explicándole productos financieros –tales como preferentes y similares- que ni él mismo acertaba a entender. Pensé en ese momento, en esos ciclistas que serpenteaban por el pelotón arrogándose conocimientos médicos que ya quisieran para sí los licenciados en la materia. Sí así es.
Porque en un deporte centenario, es materialmente imposible no tener vicios adquiridossólo atajables con decisiones drásticas, como ésas que los agentes piden para nuestro mundo. Lo vendríamos a llamar un rescate, y el mismo tendría que implicar un acuerdo tácito e impreso en algún soporte trazado por los tres vértices de este mundillo.
El acuerdo influiría en los organizadores como ponedores de las dificultades y exquisiteces que en ocasiones llevan a la extenuación al personal. Por ejemplo, que las cuestiones dinerarias sepan convivir mejor con las necesidades del deportista. No es de recibo que se nos venda la jornada de descanso como un bálsamo al dopaje y se sitúe, en este último Giro, el tercer día de competición por el traslado de Dinamarca a Italia. Obviamente las cuestiones logísticas pesan, pero ¿es necesario decir que se hace por el bien del ciclista?. Y como esto otras tantas muescas.
De los equipos esperamos más transparencia y quizá sinceridad. Vendidos como están en el patrocinio, no estaría de más saber cuáles son las razones ocultas de quien pone el dinero en el tinglado. ¿Por qué? Por ejemplo por que si lo que se quieren son resultados e impacto, hay que saber lo que se maneja entre bambalinas y asumirlo. Salir corriendo cuando las cosas vienen torcidas siempre me ha parecido un supino ejercicio de hipocresía. Veamos por ejemplo la campaña de colchones con un ciclista con sanción vigente cuyo mensaje enjuicia organismos internacionales a los que se acudió voluntariamente.
Y por último los ciclistas, un colectivo en cuya unión reside todo el poder si ésta fuera un hecho y sólida. Sólo con ello, los auténticos protagonistas del circo tendrían el auténtico peso que merecen, pues no conviene olvidar, aunque lo hagamos, que sin ellos no habría serpiente multicolor. Así de sencillo. 

1 COMENTARIO

  1. Los ciclistas son los autenticos protagonistas de la carreras,de eso no me cabe la menor duda y que en ellos reside todo el poder de actuar aún no lo han descubierto ó no quieren descubrirlo.Dejan que manejen " el hilo de sus vidas" todos los que les rodean, imagino que por una buena cuenta económica.Vivimos días complicados… yo no recuerdo nada parecido en mis "taintantos" años de vida, todo parece desmoronarse en torno de un@; cada nuevo día es una " aventura" a la que enfrentarse.El ciclismo necesita que se le rescate, los bancos, España… y hasta yo misma necesito un rescate.Yo también creo que los politicos deberían salir de sus burbujas y ver las podredumbres que les rodean.

Deja un comentario