El ciclismo sub 23 español se encalla

1
4
vistas

La singular presencia de Carlos Verona en la carrera sub 23 de los recientes Mundiales de Limburgo responde a una carencia de base en nuestro ciclismo que quienes la trabajan desde hace tiempo la vienen repitiendo aún y a costa de hacerse pesados. El ciclismo en su peldaño intermedio en España sufre, languidece. Hace un tiempo dedicamos en este blog alguna reflexión sobre el daño que la crisis económica iba a hacer especialmente a estas categorías.

Durante temporadas y temporadas, casi por inercia y haciendo bueno aquello tan español de “si va bien para que tocarlo”, las organizaciones se pusieron en manos de diputaciones, ayuntamientos y sucursales bancarias para cuadrar sus números. Estos salían, no eran bollantes, pues el amateurismo en el ciclismo de base es norma obligada, pero permitían que el calendario más que menos saliera adelante. Caían algunas, entraban otras. La cosa rulaba.

Publicidad

Pero esta crisis vino para quedarse. Y lo hizo con intenciones de cuestionar todo aquello que nos pareció bien hace tan solo cinco años. No se llamó a puertas ajenas al círculo anteriormente descrito (administraciones y banca) y ahora surgen las grietas en el asfalto. Miren lo que comenta Carlos Arribas en la página de previa que le dedicó El País a la competición sub 23.  “Es por culpa de la crisis económica: muchas carreras españolas que daban puntos han desaparecido, como el Cinturón de Mallorca, la Vuelta a Madrid o el Circuito Montañés, y otras, como la Vuelta a Navarra, para ahorrar, han dejado de ser internacionales, y es donde sacaban los puntos nuestros corredores, que apenas salen al extranjero a competir” le afirmó José Luis de Santos al periodista. Otros explicaron la sola presencia de Verona en la calidad del pelotón sub 23. También tiene que ver, pero menos, pues en España los sub 23 no están tan lejos de sus vecinos.

Carlos Verona, en la misma línea, así nos explica su soledad en el pelotón del mundial sub 23: “El motivo es objetivo: puntos UCI. En España conseguir puntos UCI para un corredor sub23 con el tipo de calendario que hay es prácticamente imposible, ya que tan solo queda una carrera del tipo 2.2 como es Vuelta a León (restringidas a equipos protour), y aun así el nivel de los corredores élite españoles es también sumamente alto. Por otro lado, qué decir de las carreras .1 y .HC, para un corredor sub23 es casi imposible hacer frente a estructuras como puedan ser Movistar o Euskaltel”. Ahí está el quid del problema: la presencia de muchos elites recalificados desvirtúa el progreso de algunos sub 23 que al mismo tiempo ven imposible participar en las grandes carreras internacionales y coindicen con pros del máximo nivel. Lo que viene a llamarse un círculo vicioso.

Para Verona la crisis es excusa, pero para remontar la situación “con un par de carreras 2.2 u23 en el calendario nacional, sería más que suficiente para poder alinear el máximo de corredores en el mundial. Pero en los momentos que corren, bastante tienen algunas carreras con mantenerse en el calendario, como para estar pidiendo que se creen nuevas”. Quizá, sólo quizá, alguien con amplitud de miras y ensanche de ambiciones, sepa juntar las carreras que ahora siguen rodando para aglutinar los requisitos que devuelvan al ciclismo español esas grandes perdidas por el camino.

Foto tomada del facebook de Carlos Verona

1 COMENTARIO

  1. Esperemos que sólo sea que se "encalle" y no que se hunda, sería una verdera lastima que el sueño de tantos jovenes se quede en el olvido.
    El deporte del ciclismo como siempre el gran perjudicado.

Deja un comentario