El ciclismo y Río

1
7
vistas

El fin de semana de carreras de fondo en Río de Janeiro ha sido sencillamente excepcional. La anunciada dureza del circuito por preciosos alrededores de la capital olímpica ha cumplido las expectativas, tanto de espectáculo, como escenografía. La primera parte de los circuitos olímpicos pasó por parajes, más alejados de la urbe que realmente lucieron preciosos.

Dicho esto, la carrera y su entorno humano en sí deberían hacer reflexionar a aquellos que se empecinan en llevar ciclismo a lugares que sinceramente viven muy al margen de éste, porque la tradición es nula, o casi. Hablamos tanto de la subida a Vista Chinesa, como el camino que llevaba a Copacabana. Cualquier parecido a Londres 2012 es pura coincidencia, de aquella carrera lo único que lamentamos fue que no se desarrolló por la noche.

Volviendo sobre los pasos de Río, el transitar de Rafal Majka hacia la meta fue un triste ejercicio de ciclismo en la sombra, ajeno a una ciudad en pleno bullicio prendido por la llama olímpica y otras cuestiones más del día a día. El final en Copacabana también adoleció de falta de gente, es como si quienes estuvieran en la playa se sorprendieran con el paso de aquellos bólidos carentes de grasa corporal encajados en sus finas máquinas.

Sin embargo, el momento que nos dejó sin respiración fue el descenso. Nibali y Henao se fueron al suelo, terrible, pero verles sentados ahí, en medio de la calzada, nos dejó tranquilos sobre su estado, más allá de las heridas y fracturas que se llevaron en un equipaje que tenía hueco para las medallas.

Otra cosa fue Van Vleuten y su trompazo, no sé si en el mismo sitio, pero no lejos que en la carrera masculina. Al margen de la emoción del momento, de que la corredora acariciaba un éxito de esos que te cambian la vida, estuvo lo feo de la caída, la pose en la que se estampó y como quedó inerte junto a la acera. Terrible. Pero lo peor fue la ausencia de asistencia inmediata a una situación que estaba viendo medio mundo.

Está claro que cuando se le dieron los Juegos a Río entraban en liza elementos que tuvieron mucho que ver con lo económico, pero ¿es lo económico lo único que cuenta? lamentablemente parece que muchas veces sólo cuenta esto. Al menos en este 2016 hemos visto una carrera de un día por selecciones de verdad, porque en Qatar con el mundial tendremos un bodrio, empolvado por arena del desierto y calor inhumano. Prepararos, porque si en Río hubo poco o nada de ambiente en la cuneta, en Qatar el “llenazo” será inexistente.

Imagen tomada de www.charlotteobserver.com

INFO

Conoce la Challenge Costa Brava…

1 COMENTARIO

  1. Ivan Vega….sabemos que o Brasil não tem tradição no ciclismo e a comparação com Londres, mesmo sendo uma Olímpiada, não é muito justa, afinal um país sem tradição no esporte e também no continente americano , onde os países tradicionais do ciclismo não se chega de trem. Garanto a vc, que tinha muito mais gente do que a TV mostrou.

Deja un comentario