Connect with us

El ciclista “incabiónico”

Ciclistas

El ciclista “incabiónico”

Tiempo de lectura:2 Minutos

Israel Hilario se define como el ciclista “incabiónico”: inca, nacido en Huanco (Perú, 1974) y biónico, por su pierna ortopédica con articulaciones hidráulicas, que tanto le ha ayudado a seguir practicando su pasión: el ciclismo.

No tuvo una infancia feliz. La muerte de su mamá en accidente de tráfico, cuando tenía sólo 9 años, le dejó sumido en una profunda tristeza que pudo superar con la ayuda del deporte y sus estudios de diseño.

Le daba al fútbol, pero lo que más le gustaba era salir con su bici, sentirse en libertad y disfrutar de la naturaleza. Con 17 años, otro accidente cambia definitivamente su vida. Un 7 de febrero y volviendo de un entreno, un camión le arrolla, destrozándole su pierna izquierda. Trasladado de urgencia a un hospital de Lima, los médicos deciden amputársela: la infección se había extendido por toda la pierna. “El accidente me rompió la vida, pero no me quitó mi sueño de ser deportista”.

Tras una dura rehabilitación y con la pierna ortopédica que le proporcionan, comienza de nuevo a pedalear, a pocos meses de su terrible atropello. Ante las atónitas miradas de organizadores y participantes, Israel se presenta a varias “competencias”, “pasándolo terriblemente mal y quedando el último”.

Esto no le arredra, al contrario. Palabras como inválido o minusválido no entran en su diccionario. Y sigue entrenando. Conoce a su primer preparador, el francés Alain Voltaire, que ve en él su extraordinario potencial, y le anima a probar con el mountain bike, recorriendo las pronunciadas pendientes de su tierra.

Pero ya no queda de los últimos, no desentona y se le ve siempre delante. Cuando Alain marcha a su país, Israel conoce a otra persona importante en su vida, el entrenador Aníbal Seminario, que lo reconduce a la carretera. Pero… ¿cómo iba a disputar con ciclistas “con dos piernas” competencias de 200 km?

Pues sí, con voluntad y esfuerzo. Su afán de superación le lleva a lograr retos “imposibles” como recorrer los 2.772 km de costa peruana, pedalear durante 25 días por Perú, Ecuador y Colombia o superar en dos etapas los 145 km desde la playa de Costa Verde hasta el nevado Ticlio, a 4818 m.

La proeza le vale para conseguir una nueva pierna especial para montar en bici, financiada por una empresa y para ser nominado al premio Príncipe de Asturias de 2005.

Con todas estas hazañas se da cuenta que en Perú había tocado techo y se viene a España, y en 2006, de la mano de Txema Alonso (Fundación Saiatu), disputa la Bira Paralímpica de Bizkaia, consiguiendo un espectacular tercer lugar entre 60 participantes. Establece su residencia en Bilbao, y en 2007 participa en su 1ª Quebrantahuesos “parando la hora” en 9 h 37.

Su mensaje a todo el mundo es el de “Discapacidad no es Incapacidad”.

¿Qué es para ti el cicloturismo?

Disfrutar del deporte, del ciclismo y la naturaleza

La ruta que más te gusta es:

Los Pirineos españoles y franceses

¿Dónde te sientes más reconocido aquí o en tu país?

En mi tierra, Perú

La prueba que más te gustaría participar es:

En el Iroman

¿Qué ha sido lo más duro qué has hecho o donde lo has pasado peor?

Dejar todo en mi país y empezar de nuevo aquí

Tu puerto preferido:

Portalet

¿Crees que habrías tenido la misma motivación para afrontar todos estos retos si no hubieras tenido el accidente?

Desde pequeño ya quería comerme el mundo, y ahora con más ganas

¿Necesitas demostrar algo a alguien?

A nadie, sólo quiero aportar algo en esta sociedad, y nadie está libre de accidentes o enfermedad

Un escenario mítico:

Todos los escenarios son míticos para mí y tengo la motivación a afrontarlos

¿Te miran mucho cuando sales a pedalear?

Sí, de reojo

¿Y te molesta?

No, al contrario, le doy más caña

No volverías a…

Nacer sin una bici bajo el brazo

Qué les dirías a personas en tu misma situación?

Ponerse mano a la obra en lo que nos gusta hacer

¿Crees que ha quedado claro que discapacidad no es incapacidad?

En mi sí, espero que la sociedad lo comprenda y, ya lo dije, que nadie está libre, todos tenemos algún tipo de discapacidad

Una fecha inolvidable

Al recibir mi patita biónica, para seguir en el ciclismo

Por Jordi Escrihuela

INFO

Hablando de bicis, ¿vosotros soy más de carbono?

Clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Más en Ciclistas

Patrocinado

Inicio