Connect with us

El ciclocross más belga si cabe: Stybar, otro que se va

Mundo Bicicleta

El ciclocross más belga si cabe: Stybar, otro que se va

Endura LDB Di17
Cambrils ZC, Gran fondo
Duele, y mucho, ver cómo nuestro querido ciclocross no acaba de recibir el trato prioritario que creemos merece. En Bélgica esto es una religión, asentada en divos recién aupados como Kevin Pauwels, quien salió de la segunda línea para marcar el paso de las estrellas, es elemento de consumo televisivo de primer orden, polo de atracción de patrocinadores, meca de peregrinaje semanal de miles de aficionados, “meeting point” para concienzudos bebedores de cerveza y crujientes frites,…
Ese microcosmos, aquel calor espiritual en medio de las estepas flamencas, esas deshojadas praderas, cuando no heladas, no acaban de convencer al 100% a las estrellas que de ellas un día surgen para no volver, al menos no en la medida que se les desea.
Hace unos años Lars Boom fue el antídoto holandés al tremendo dominio belga. Ganó Copas del Mundo y en Treviso de cargo la armada belga en una de las praderas más rápidas que se recuerdan. Todo potencia, ese gigantón holandés ganaba mundiales de todo tipo, cronos, ciclocross,… el sabor a sangre de sus violentas salidas, las trazadas, los zig zags, complicados si cabe por las exigencias técnicas que Nys siempre dispone sobre los rivales, engancharon a Boom…. por un tiempo. A pesar de volver, de ganar alguna manga de la Copa del Mundo  fue un bluf la carretera se lo llevó. Y en ella crece.
En esas estábamos con Zdenek Stybar, un checo cuya individualidad propia movió el centro de gravedad de la especialidad hacia el este. Sin ir más lejos las dos primeras mangas de la Copa del Mundo, prueba que suele tener varias puntuables belgas, abrió con doble cita en el país centroeuropeo, rincón de buenos, muy buenos, especialistas, pero empequeñecidos por el poder flamenco. Hace dos años Styby cuajó el año perfecto ganándolo todo. Se granjeó un nombre que sabía a segunda fila pero subió a primera.
Al tiempo supieron de él en la carretera. Y el quiso saber de ésta. Un empresario de su país entró en el Quick Step y se jodió. Stybar cuadró el año pasado una temporada a medias culminada con una tremenda exhibición en el Mundial que justificó todo. luego ya vestiría los colores del Quick Step. El gusanillo de la carretera le ha sido inoculado. El año que viene no quiere dedicarse al ciclocross en exclusiva, reducirá apariciones. Lo dijo bien clarito en una traducción del M2M “voy a ser breve y conciso: ésta va a ser mi última temporada en ciclocross”. Perdemos color multinacional, salvo Mourey, Meisen y poco más, volveremos a monólogos belgas. Es lo que hay, poderoso caballero, dicen, Stybar además quiere probar a ser clasicómano. Está en su derecho. El mismo que los muchos que  esporádicamente por aquí se prodigan y con suerte diversa : Hermida, Fontana, Franzoi, Lindgren y hasta Nys.
Si te ha gustado, que espero que sí, algo al menos, dale a alguna de esas pestañas de divertido, interesante,… 

Endura LDB Di17
Cambrils ZC, Gran fondo
Continuar leyendo
Te puede interesar...
Clic para comentar

Deja un comentario

Más en Mundo Bicicleta

Advertisement
Advertisement
Advertisement
Inicio