El cicloturismo en la picota (y 2)

1
8
vistas

Seguimos desgranando algunas de las problemáticas del cicloturismo en España. Tras hablar de la seguridad, el comportamiento de algunos participantes y la responsabilidad de la Guardia Civil, abordamos nuevos puntos de vista.

El riesgo de poner coto a la velocidad de las marchas

Conforme están planteadas las marchas hoy en día, cualquier marcha que se haga neutralizada no gusta a los ciclistas. Evidentemente mucha gente dejaría de ir a las  marchas si se limitase la velocidad. Pero yo creo que las marchas deben ser de velocidad libre, cada cual que salga y realice el recorrido dentro de sus posibilidades, pero ahí tenemos un problema, que muchos organizadores, establecen los tiempos de paso por ciertos puntos basándose en el tiempo de los primeros y esto condiciona mucho a los cicloturistas, que en muchas ocasiones son retirados u obligados a acortar el recorrido e incluso en algunas marchas a los que deciden seguir, se le dice que lo hagan por su cuenta y riesgo

El cicloturismo internacional como ejemplo

Como siempre vamos a la cola de otros países en cuanto al concepto de cicloturismo. La prueba son las marchas cicloturistas que se vienen organizando y que para algunos son tomadas como carreras e incluso en algunas se dan hasta trofeos a los primeros clasificados, hecho éste que está prohibido y puede ser motivo para que en otros años se denieguen los permisos. Las marchas cicloturistas nacieron para que ciclistas que no querían competir disfrutasen de pruebas no competitivas, pero con los años este concepto se ha ido perdiendo y ha degenerado a la situación en la que nos encontramos ahora. Evidentemente, o en los próximos años volvemos al concepto de marchas Cicloturistas como en otros países, en donde no hay listados de tiempos, o se sale de manera escalonada, o por parte de las autoridades las trabas a la hora de organizar estas marchas se van a ir volviéndose más estrictas y al final se dejaran de organizar. Pero desde los organizadores hasta participantes debemos cambiar la visión de las Marchas Cicloturistas, no podemos escuchar en la llegada de una marcha como el speaker canta los primeros como si de una carrera se tratase,  debemos desenterrar del vocabulario cicloturista las palabras competición, trofeo o clasificación. Las marchas cicloturistas deben volver a ser pruebas no competitivas, en donde lo que prime sea el disfrutar de los paisajes y de la bicicleta. En la Comunidad Valenciana las licencias cicloturistas rondan las  5000, no nos podemos cargar todo este esfuerzo de tantos años por no hacer las cosas bien

Un mínimo de preparación es necesario

Hay un concepto del que pocos hablan, que es la preparación que debe de tener el cicloturista que acude a estas marchas. Muchos acuden a las marchas sin una preparación previa, y aunque muchos dicen que ellos la hacen a su ritmo, que ya llegaran, para realizar marchas de 160 kilómetros con seis puertos, hace falta algo más que la voluntad de llegar.  Siempre debe de haber un control y un límite de finalización de las marchas. Establecer unos horarios coherentes y suficientemente holgados para que un cicloturista medianamente preparado pueda llegar  dentro de un tiempo razonable. Si a un cicloturista de nivel medio una marcha le cuesta 7 horas, lo que no es lógico que haya cicloturista que por falta de preparación la realicen en 12, ya que esto supone tener a voluntarios, policía y, organizadores cinco horas más en la carretera. Debemos de ser conscientes de nuestras limitaciones y saber dónde podemos llegar.  No podemos meternos en marchas que por nuestra condición física nos suponga un esfuerzo demasiado grande, al final vamos a terminar agotados y sin haber disfrutado de este bello deporte que es el ciclismo

José Sauri es presidente del Bici Club Valencia  y Delegado de Cicloturismo de la Federación Valenciana de Ciclismo

1 COMENTARIO

  1. Yo vivo en francia. Aquí las marchas son de otra manera. No hay organización especial. La salida es libre entre dos horas, cada uno sale cuando quiere, o cuando llega al sitio. Todos los participantes se consideran en “excursión personal”, se debe respetar el código de circulación al 100 por 100 y por supuesto las carreteras no están cortadas. No se toman tiempos, ni hay orden de llegada, ni trofeos.

    Esta sencillez hace que cada semana puedas encontrar 3 o 4 marchas organizadas en tu región. Cierto que ninguna tiene 2000 participantes, pero si 200 cómo mínimo.

    Si quieres competir de verdad, existen ciclo deportivas, menos numerosas, claro.

    No digo que este sistema sea mejor o peor, solo diferente en su concepción, más cerca de un espíritu cicloturista.

Deja un comentario