El “back to basics” de Bradley Wiggins

1
6
vistas

Hace pocos días, hablábamos de Fabian Cancellara y del peso y el paso del tiempo. El suizo, grande, es uno de los mejores rodadores de la historia, a las puertas de leyendas de siempre en los monumentos, pero con una colección de triunfos contra el reloj que desde luego pocos han reunido. Si en las clásicas Boonen ha sido su rival, y aveces verdugo, la inercia del reloj le ha cruzado varias veces en el camino de Brad Wiggins, el ciclista, lo hemos dicho varias veces, más exótico del pelotón actual.

El inglés, nacido por circunstancias de trabajo de su padre en Gante, ha confirmado que firma con el Team Sky hasta que cruce el anillo del velódromo de Roubaix, siendo el infierno del norte la última gran carrera que jalone la increíble trayectoria de este corredor. Wiggins, tras marear mucho la perdiz y decir que quería hacer muchas y variadas cosas, ya tiene una hoja de ruta que le llevará hasta las olimpiadas de Río, integrando la cuarteta del Team GB.

No obstante no piensen que lo tendrá fácil el ganador del Tour de 2012. Wiggins es una celebridad en las islas, su labor en pos del ciclismo y la fiebre que por éste allí se vive ha sido enorme, pero la competencia para entrar en esa alienación de cuatro que defienda los colores de esta potencia en la pista se presume importante, tanto que ni siquiera tan apabullante apellido lo tendría hecho.

Para Wiggo, cuya suerte en Roubaix es uno de los grandes atractivos de este primer ciclo de temporada, serían nada menos que la quinta presencia en unos juegos, pues su debut en los mismos se va hasta Sydney 2000, cuando fue bronce en la cuarteta británica, en lo que supusieron los primeros frutos para la astronómica inversión que la lotería inglesa ha hecho en el ciclismo en pista, uno de los baluartes para que las islas vuelvan a ser una potencia en el tema olímpico.

Wiggins creció y se hizo con más medallas, siendo imbatible en la persecución individual, prueba que hoy en día no está en el programa. En los juegos de su querida Londres fue campeón contra el crono culminando el año de ensueño que nunca más osó repetir, pues pocos días antes había ganado el Tour. Con su trayectoria, llena de altibajos, de momentos felices, y algunos muy complicados, Wiggins es actor de primer orden en el milagro ciclista británico. Ha sido testigo y protagonista, ha roto los roles que se le presumían y desde luego puede contar cómo esta nación ha pasado de la nada al todo en un tiempo de diez años y pico. Decían que en UK las bicicletas no eran populares, miren ahora…

Con todo, y tras sus años en carretera y sumiéndose en el desafío de Roubaix, Wiggins vuelve a los orígenes, a ese chaval que admiraba el Arsenal pero iba a ver partidos del Tottenham porque sus amigos le empujaban. Cuenta en su biografía que se enamoró del ciclismo el día que vio a Chris Boardman volar en el velódromo de Barcelona hacia su presea dorada de 1992.

Esos días decidió ser ciclista y ojo porque en sus primeras actuaciones la versatilidad era su gran baza, hecho que sí podría abrirle las puertas del omniun. El Wiggo de los primeros años corría los 500 metros, el kilómetro, el scratch,… un talento como pocos se vieron, un talento que vuelve a las raíces pasando, primero de todo, por el umbral del récord de la hora, su arco de entrada al velódromo, allí donde siempre ha dominado sin discusión.

Imagen tomada de http://sportsboundguide.com/

INFO

Una cómoda bolsa para llevar tus cosas en la bicicleta 

2

Ksix nos enseñó su bolsa para llevar esas pequeñas cosas en la bicicleta de otra manera pueden resultar un engorro. Mirad cómo es y sus propiedades, realmente os puede resultar útil…

Publicidad

1 COMENTARIO

Deja un comentario