Connect with us

El estatus de campeón es un premio vitalicio en Italia

Mundo Bicicleta

El estatus de campeón es un premio vitalicio en Italia

LBD Cambrils P

Al fichar por Gatorade me traje conmigo a Alain Gallopin: era uno de los requisitos para un acuerdo con los italianos. Y para mí era una de las condiciones esenciales de una eventual tranquilidad mental propiciadora de buenos resultados. Y desde el momento en que llegué a Italia, mientras que mi vida privada no mejoraba, pude comprobar hasta qué punto se respeta al campionissimo en aquellas tierras. Aquello fue para mí una gran novedad. Para los italianos, un campeón continúa siendo un campeón, y siempre hay un enorme respeto por el que un día ganó grandes carreras. El deportista que un día fue considerado un grande, siempre continuará siendo considerado un grande. Sobre él hay siempre una mirada admirativa: como en sus mejores días.

El párrafo que hemos transcrito fielmente de la biografía de Laurent Fignon se refiere al momento en que el ciclista francés, hastiado de las putadas de Cyrile Guimard y la no sencilla convivencia con los dueños de Castorama, el último sponsor que director y ciclista compartieron, fichó por el Gatorade en el empeño de los italianos por situar a Gianni Bugno como alternativa a Miguel Indurain.

LBD Campus Melcior M

Conocedor del ciclismo transalpino de forma muy tangencial, Fignon se adentra en las tripas del que entonces podría ser considerado como mejor equipo de ese país entregado a la bicicleta, incluso un punto por encima del Carrera, que en esos momentos vivía bajo en hechizo de Claudio Chiapucci. Lo primero que anota Fignon es el respeto que le muestran por su condición de doble ganador del Tour. Aquel estatus que en Francia ya había perdido hace tiempo, sigue vigente en la bota itálica, intacto y brillante, nada menos que ocho años después de ganar su segundo y último Tour.

Los comentarios que Fignon hace a este respecto son ilustrativos y estos días los hemos comprobar alrededor del Giro de Italia y los diferentes movimientos que la organización realiza para que el foco mediático no se apague en todo el año. El vídeo que acompaña la entrada es muestra de ello. Venden la maglia rosa como una suerte de sábana santa turinesa que despierta las más variopintas peregrinaciones de los mejores ciclistas del mundo en su conquista. Sencillamente genial.

Pero también reclama nuestra atención el trato que le dispensan a cada uno de los ciclistas que anuncia su participación en la carrera. Y en ese plano nos ha gustado mucho el estatus que le incrustan a Samuel Sánchez, un auténtico desconocido en la grande italiana y que en esta ocasión quiere disputar. Para los italianos Samu es un grande y siempre será campeón olímpico, aunque esto aconteciera más allá de cuatro años. El respeto para con el ciclista y su trayectoria es mayúsculo. El asturiano es agasajado antes de aterrizar.

Convendrá por eso ver si ocurre lo mismo con Juanjo Cobo, ganador de la Vuelta de 2011 que también ha dicho tener el Giro 2013 en sus planes. Cobo, ausente y desconocido desde su gran triunfo, quizá espere un póster como el que le dedicaron a Samuel. No sé si en el plan de la organización está hacérselo al cántabro de Movistar de quien hace tiempo no hablamos, pues de él está todo dicho.

De cualquiera de las maneras no sería desdeñable esta posibilidad. Cobo engrandece a priori el plantel. En España, incluso el año de la defensa de su título, una acción así sólo se haría por cuestiones de forma con el último ganador, pero Italia, Italia es otra historia…

 

“El masaje mantiene la elasticidad del músculo, disminuye las contracturas y facilita la eliminación de desechos” Jordi Solano, masaje deportivo

1 Comment

Más en Mundo Bicicleta

Inicio