El éxito pasa por sacrificios extremos

2
7
vistas

Una vuelta, y otra, y otra, y así hasta la saciedad. Precioso vídeo sobre como Sarah Hammer, una de las estrellas del ciclismo en pista, y un grupo internacional de pistards trabajan, trabajan y trabajan para lograr subir a un podio olímpico. Un homenaje a las sordas horas que muchos campeones pasan en solitario. Un momento para reivindicar que a pesar de lo que muchos creen, tras cada puño alzado en meta hay una vida que exenta sacrificios extremos no sería tal. Y es que por mucho que digan, el dopaje no saca un caballo de carreras de un burro.

Publicidad

2 COMENTARIOS

Deja un comentario