El feliz cambio de Amets Txurruka

1
3
vistas

En el descenso que iba de Fiesole a Flonrecia, un par de ciclistas de Euskaltel asomó en la vanguardia del gran grupo. Uno era Samuel Sánchez, a quien alguno ya le atribuía uno de sus legendarios descensos, el otro creo que era Egoi Martínez. Su permanencia en la parte noble del grupo fue efímera pero sintomática. Estaban persiguiendo, cómo no. La carrera estaba decidida a favor de los adelante. Tarde, mal,…

1

Al mismo tiempo, a miles de kilómetros, en otro lugar tan bello como Florencia, las laderas del Monte Naranco, Amets Txurruka lograba suceder a Beñat Intxausti en el palmarés de la Vuelta a Asturias en su versión 2.0, es decir disputada  en dos etapas. Amets ganó la inaugural y mantuvo el liderato en la segunda. Ocho años para conseguir inaugurar el casillero en un fin de semana y por partida doble.

Es el sino de Txurruka en Caja Rural. De cola de elefante a cabeza de ratón. No quisimos hacer leña del árbol caído con Igor González de Galdeano cuando no le pudo garantizar su permanencia en Euskaltel. El técnico alavés bastante tuvo con salvar el caché en la máxima categoría para el equipo naranja, pero sí que apreciamos que Amets en Caja Rural iba a ejercer labores muy diferentes, a la par de gratificantes.

Y miren por donde, ahora Amets Txurruka ya tiene puntos. Quizá más que aquellos foráneos que rompieron el tabú de fichar fuera de casa en el equipo vasco. No conozco al vizcaíno personalmente, pero puedo apostar que posiblemente no se alegre de vez las estrecheces que invaden a su antiguo equipo pues no me parece una persona rencorosa. Sin embargo, la satisfacción por el cambio tiene que ser enorme a la vista de los resultados que le ha supuesto. Amets es una mina de puntos en el ranking emocional y eso aunque no calibre en los sofisticados baremos de la UCI sí que le da a la marca que pone el dinero el feeling que precisamente busca del seguidor.

Estos años atrás Amets Txurruka ha sido un ciclista abnegado y ciego en la labor de equipo. Cuando no estaba en fuga, siempre trabajando para otro. Estando en Euskaltel casi siempre persiguiendo por que el tren se marchó. Ahora descubre la carrera desde adelante, como en sus principios, como en ese Tour donde le colgaron el título de ciclista más combativo. Nos alegramos que entre tanto sinsabor este deporte haga justicia.

1 COMENTARIO

Deja un comentario