El Giant-Shimano debe hacer valer sus resultados

0
3
vistas

Hace unos meses Jorge Quintana habló en este mal anillado cuaderno sobre las virtudes del entonces Argos-Shimano, hoy Giant- Shimano. Resumiendo fijó varios en varios puntos las virtudes de este equipo, virtudes que le valen para trabajar con cierta antelación temporal respecto a sus competidores y que día tras día, vemos plasmadas en los resultados de las carreras. Resultados que hablan de buenos y grandes triunfos, pero que ofrecen matices, muchos, como la cantidad de velocistas que surgen de sus entrañas, el trabajo que envuelve cada uno de ellos y la mecánica interna del equipo para llegar a esta excelencia.

Para nuestro colaborador el éxito de Giant se basa en mejor y mayor convivencia entre los componentes del equipo, una visión a largo plazo, inversión en ciclistas sub 25, sacrificio de masa salarial en pos de inversión en investigación,… todos estos puntos tienen frutos si se siguen ciegamente y no se dejan embelesar por cantos de sirena.

Por ejemplo, cuando Katusha estuvo en un tris de quedarse fuera del World Tour, se rumoreó que Purito, con tal de salvar un calendario digno, podría fichar por este equipo. Aunque no pasó de ser rumorología, no cabe duda de que aquella información careció de sentido por cuanto el catalán es lo más alejado al perfil que busca este grupo. Aquí se prima un tipo de ciclista y en él se invierte. Y ello no es demérito de Purito, pero su perfil dista mucho de este proyecto.

Y el mejor ejemplo lo tenemos en el propio Warren Barguil, la estrella en ciernes del ciclismo francés tentada por el Team Sky, un corredor cuyas características invitan a pensar que podría ser el sucesor de Hinault, tres décadas después, en el trono del Tour. Ni cortos ni perezosos, los holandeses dejan a su joven estrella fuera de la carrera que vertebra la temporada porque su apuesta es nítida: John Degenkolb y Marcel Kittel. Amasar etapas en el máximo escaparate es clave pues no olvidemos la viabilidad del proyecto es complicada y Giant, a pesar de sus estratosféricas ventas, necesita compañeros de viaje.

Y es que el idílico ciclismo holandés tiene cuestiones acuciantes que resolver. Al anuncio del cese de patrocinio del Belkin, se unió la desaparición del Vacansoleil y las dudas sobre el futuro de Giant, un equipo que, como tal, nunca debería desaparecer, por lo mucho que en este tiempo ha demostrado saber hacer en favor de este deporte.

Publicidad

Deja un comentario