El gusto por los retos extremos

1
101
vistas

Hoy os presento a Néstor Arana, de quien quizá sepáis un poco más estos días. Es desde hace casi cuatro años el director de marketing en Etxe Ondo, venido como jefe de redacción de Pedalier y de responsable de ventas de ciclismo en Decathlon. Lleva en total unos trece años vinculado a la bicicleta.

Este sábado hará algo especial, tanto que ha reclamado nuestra atención: subir 21 veces a Erlaitz, cerca de Irún, para que sumando el desnivel total se iguale la altitud del Monte Everest, aunque en Guipúzcoa. Un reto que implica tres cosas: una obvia condición física, experiencia y fortaleza mental y un motivo. Las tres las tiene y el motivo se ha convertido en solidario por lo que implica el Everest, símbolo de la maltrecha nación nepalí.

¿De dónde sale tamaña locura?

La idea surgió hace bastante tiempo. Quería hacer la altura del Everest cerca de mi casa en una etapa en línea. Habíamos hecho con varios amigos ese desnivel acumulado en dos etapas por la zona del Pirineo navarro. De ahí surgió la idea de poder hacer esta locura en un solo día. Llevaba tiempo madurándolo. Es un tema que o haces solo o con amigos es complicado montarlo. Viendo posibilidades de rutas, sobre todo por el Pirineo navarro. Veía que para ese desnivel acumulado tenía que irme a los 220 kilómetros sin repetir ningún puerto. La ruta la tenía clara pero a nivel de logística era muy complicado

Pirineo navarro y resulta que lo tenías al lado de casa…

Lo que hice un día fue tirar de lo que más cerca tengo. A un kilómetro de casa tengo la subida a Erlantz que es un puerto corto, de 3,8 kilómetros, pero muy intenso. Calculé cuántas subidas hacían falta para cubrir ese desnivel y salieron 21 subidas. Al final se queda en 160 kilómetros

¿Y vas a aguantar el pasar una y otra vez por el mismo sitio tantas veces?

Lo más duro, a parte del desnivel, será a nivel psicológico, subiendo y bajando tanto rato. Existe la posibilidad de bloqueo en un momento determinado

¿Por qué la altura del Everest?

Escogí la altura del Everest porque es como subir a la cima más alta que hay en el mundo pero en bicicleta. No deja de ser una “pedrada”. Una de esas locuras que llevas a cabo. Mi idea era que se enteraran los cuatro amigos y familiares. Lo pongo en Facebook y resulta que coge vuelo. Coincidiendo con la desgracia de Nepal, hemos vinculado la información a Unifec para poder hacer donaciones. El Everest no deja de ser un sitio muy nepalí. Por cierto yo ya hice un pequeño donativo de cincuenta euros para que la gente viera que no sólo pido sino que también me mojo”

¿Qué está pasando que todo el mundo se pone retos realmente extremos?

“Al final es buscarle la superación personal. Yo estoy acostumbrado a montar en bici, he hecho rutas en bici, con muchas horas a la espalda. Cinco o seis horas sí que las puedo mantener a un ritmo rápido. Esta locura invita a ser precavido, aunque no deja de estar bastante controlada. Veo a personas que se montan historias realmente grandes, pero lo que quiero hacer es bastante factible a no ser que pasen cosas inesperadas  

Tienes hasta patrocinadores…

“Si he involucrado un poco a Etxe Ondo, Orbea y Polar es por su involucración conmigo durante el año. Esto se salía un poco de la norma de lo que hago el resto del año. Como forma de agradecérselo les he invitado a acompañarme

¿Se nota en la cuenta de resultados de Exte Ondo la creciente demanda de retos extremos?

“No creo que sea excesivamente importante en nuestras ventas. Nosotros tampoco apoyamos, desde Exte Ondo, demasiadas cosas. Buscamos un tipo de gente que por su carisma o su nivel de conocimiento a nivel local para que prescriba producto. Es obvio que todo suma y los retos extremos necesitan de un material de cierta calidad que igual antes la gente no tenía necesidad. Que la gente se plantee retos y objetivos provoca que los que tienen alrededor se acaben animando y se sumen a hacer deporte. En el caso del ciclismo hay cada vez más usuarios”

Mucha suerte, Néstor…

dibujo4.bmp

Orbea comenzó haciendo armas en Eibar hace 175 años. Con el tiempo fabricó también carritos de niño y finalmente bicicletas, a partir de 1930. Desde entonces, su actividad se ha centrado en la fabricación de bicicletas, a lo que en la última década se le han unido cascos, ropa ciclista, mochilas, al margen de numerosos eventos en los que tratan de estar lo más cerca posible del apasionado ciclista.

Con motivo de esas 175 primaveras, y si Orbea te ha acompañado alguna vez en tu vida, puedes ponerte en contacto con ellos y enviarles alguna foto o contarles alguna historia. Es pieza puede completar la historia de Orbea y tú, formar parte de ella.

Hazlo en el [email protected]

1 COMENTARIO

  1. En marzo un compañero de Algeciras subió el puerto de las Palomas de 1° categoría en la serranía de Ronda 11 veces para igualar la altura del Everest.

Deja un comentario