El hervor de Alejandro Valverde

2
1
vistas

Rodaba el gran grupo, lo que quedaba de él, a toda velocidad por la tendida carretera que por alargado valle conducía al paraje de Fuente De. Unánimemente elegido “momentazo del año”, Alejandro Valverde chillaba a sus compañeros: “Más, más,…”. Gráfica estampa, el líder del equipo espoleaba a los suyos en una persecución terrible, con casi tres semanas de competición, lo menos indicado para el cuerpo.

Alberto Contador rodaba solo y en silencio hacia su Vuelta a España, la segunda, y todo nos hizo ver que si Valverde hubiera estado lo avispado que la situación merece, podría, cuanto menos, haber estado mucho más cerca del pinteño, tanto que de arrimado, su presión quemaba a quien fuera ganador final de la carrera. Al margen de no haber estado junto a Contador, la Vuelta de Valverde confiere otra lectura: el desastre táctico de Valdezcaray, y la ausencia total de autocrítica de su director en un desastre que al final fue clave.

Pero Valverde es un ciclista cuyos deformes límites le confieren lecturas muy alejadas de la convencionalidad. La temporada de su regreso, de la que da cuenta en esta entrevista de la gente de prensa del Movistar, ha sido buena, incluso mejor que la otros muchos firmaron tras volver de dos años fantasmeando.

Recién venido de una truculenta luna de miel, Valverde parece seguir en las mismas. El murciano se regodea en las opciones que únicamente él ve plausibles en el Tour de Francia. Dice tener un podio en las piernas. Obviamente nadie se conoce mejor que uno mismo, pero la insistencia de Valverde en este objetivo le causa a nuestro juicio dos males: culminar excelentes temporadas con la sensación de que siempre hay una asignatura pendiente y sazonarse en un objetivo harto difícil e improbable que le excluye de otras grandes citas.

Con esa doble lectura el ya no tan joven ciclista de Las Lumbreras, que explotara en la campaña de justo hace diez años, nunca está en la línea que vende. Joaquim Rodríguez, con quien compartió equipo y grandes momentos, ha demostrado que te puedes ganar el respeto y cariño del aficionado, al margen de esculpir un excelente palmarés, omitiendo el Tour. Y lo demostró siendo fiel a sí mismo, a sus capacidades y surcando hondo sus límites. Un baño de realidad que para Valverde quisiéramos.

2 COMENTARIOS

  1. Por cualidades debería centrarese en las clásicas de las Árdenas, en las vueltas de una semana(París-Niza, País Vasco, Volta Cataluña…) y su objetivo dentro de las grandes vueltas debería ser la Vuelta a España. Por último preparar el Miundial de Florencia

  2. Con casi ocho meses por delante, es muy aventurado decir que tiene un Tour en sus piernas; siempre se le ha hecho largo. Si se centra en él y deja las clásicas de lado, es posible que se arrepienta.

Deja un comentario