#GiroPost El homenaje a Pantani carece de sentido

1
3
vistas

Este 2014 es un año redondo para muchas celebraciones y efemérides. Como si los signos del tiempo se hubieran concitado en este redondo número una figura emerge en el horizonte emocional de este Giro, y esa no es otra que la de Marco Pantani. El ciclista cuyo recuerdo aún emociona murió hace diez años víctima de la miseria moral de esta sociedad que encumbra y chafa personas con total naturalidad sin valorar circunstancias, motivos y atenuantes.

Este fin de semana se recordará a Pantani con dos llegadas en alto que para muchos encierran gran significado. Empiezo por la del domingo pues creo que es la que está justificada. Hablo de Montecampione, una de las subidas más hermosas que jamás he disfrutado. Con una carrera claramente descantada a favor de Pavel Tonkov, Marco Pantani perdió la cuenta de sus aceleraciones para poder dejar al ruso atrás y asentar su maglia rosa sobre cimientos más sólidos. Aquella etapa fue un claro ejemplo de cómo Pantani pudo retorcernos en el sofá y de lo grande que empezó a ser hasta que la podredumbre del ciclismo de los noventa se lo tragó de un bocado.

Y aquí llegamos a Oropa, final de la etapa del sábado, dicen que en recuerdo a su remontada en la edición de 1999, una carrera rosa que fue negra aquella mañana de Madonna di Campliglio. La remontada de Pantani en Oropa fue espectacular, sí, pero en el momento. Homenajearla es un síntoma obvio de la hipocresía que mueve el mundo y por defecto el ciclismo. Convendría recordar en qué circunstancias hizo esa remontada Pantani, con el hematocrito disparado, como luego los análisis revelarían, y lo efímera que fue esa maglia rosa que llevaba con el dorsal uno cosido a su espalda.

A mí personalmente Pantani fue un ciclista que me encantó, de hecho no he visto nada igual subiendo, pero ojo, aquella época la debemos tomar como los dibujos de Oliver y Benji, ni más ni menos. Es más, que el Giro se afane por recordar aquellas gestas cuando, como bien se narra en su libro y en crónicas del momento, estaba claro que había una orden de que Pantani no acabara esa carrera. Sólo pedimos una cosa, que no se nos llame desmemoriados.

  • manuel

    Al 120% contigo.