El kilómetro más largo. El kilómetro más corto

0
23
vistas

Cuando decimos que Alejandro Valverde es un ciclista grande es por algo. No es gratuito, ni azaroso. Es un ciclista mayúsculo, de los uno entre un millón y por eso nos consumíamos en la desesperación viendo tanto talento tan mal gestionado que se oculta, o le ocultan, de carreras grandes para granjear un palmarés, respetable, pues ganar nunca es sencillo, pero muy pequeño para el tamaño que este ciclista tiene en la actualidad, y lo que es más importante, el que tendrá en la historia.

Alejandro Valverde ha ganado su segunda Flecha Valona ocho años después de la primera. La Flecha, una carrera que desde luego si fuera un anillo iría al dedo del murciano, una carrera perfecta, que pica duro para arriba y le deja en bandeja un éxito que ahora, con los años, pensamos pudo haberse repetido más veces. No obstante que a nadie se le olvide desde que ganara en la Collada de la Gallina andorrana en la Vuelta de 2012, eso es hace más de año, Alejandro Valverde no conseguía un éxito en el World Tour, el circuito que está acorde a sus condiciones y donde encuentra los rivales que no le surgen en Roma Maxima, Estella o Murcia.

El año pasado fue una temporada rara para este anotador nato, realizó una exhibición de segundos y terceros puestos que para un killer no son más que lastre. Este año Valverde parece haber encontrado la medida a sus posibilidades, puso a trabajar su equipo, como otras tantas veces, y al menos logró rematar, sobre todo tras un final horriblemente planteado por el polaco Michal Kiatkowski. Está bien, pero no olvidemos que esto es importante, pero lo del domingo, lo de Lieja, es grande, lo más grande, y Alejandro Valverde lo sabe en primera persona.

Decía Purito – que lleva una racha de caídas inaudita- que el kilómetro de Huy se trata del “kilómetro más duro y largo de la temporada ciclista”. Completaba Vincezo Nibali que hablamos de “un muro, ni más ni menos que un muro”. La carretera serpenteada que lleva hasta la coronilla de Huy es símbolo y lastre para esta carrera. Símbolo pues la culmina en el repecho más duro del ciclismo profesional –lo que ya de por sí la hace singular- y lastre porque se juega todo aquí, en escasos minutos.

No queremos ahondar en exceso en el terrible tratamiento que TVE ha realizado sobre la carrera. Por tercer año, sí tercer, consecutivo la gana un español y el apagón es total. Se prefirió entrevistar al cortador de jamón del catering del Godó antes que hacer la aproximación a Huy y luego se conectó con la pista central para ver el estreno –que es el estreno no la final- de Rafa Nadal antes que dar el final de la Flecha Valona, cuya retransmisión precipitaron en un pie de pantalla hacia www.rtve.es donde encontrar el enlace para verlo era una odisea. Qué grandes estos tiempos en los que internet nos permite prescindir ante tanta desidia y desinterés. Mi recomendación pasa por que se desprendan del paquete ASO y centren todos sus esfuerzos en tener la selección de fútbol de nuevo en su parilla no fuera que la audiencia, esa que dicen no les interesa pues son un servicio público, se les vaya a las privadas.

Foto tomada de @Movistar_Team 

Publicidad

Deja un comentario