El legado de Egoitz Murgoitio

0
15
vistas

Me perdonaréis, el ciclocross siempre ha sido apreciado en este mal anillado cuaderno, pero hasta hoy no me he podido poner con el adiós del que considero mejor especialista de la modalidad a este lado de los Pirineos. Sí hablo de Egoitz Murgoitio, el mismo que desmotivado dejó la práctica del máximo nivel y el mismo que varios años después de estar picando a la puerta no pudo ser campeón de España. Con todo perdemos un grande.

Porque con Murgoitio se muere una parte notable de esta modalidad de invierno y frío en España. Se pierde primero un excelente competidor, el más genuino fuera de nuestras fronteras. Un corredor que no escatimaba en las curvas y en más de una se acabó por descalabrar, como ese día en Namur. Sin embargo con Murgoitio fuera, y la elección de Jonathan Lastrs por centrarse en la carretera, el ciclocross español pierde su “Fidea”.

Sin ambos Hirumet pone fin a esa trayectoria iniciada hace unos años con el objetivo de llevar a especialistas hispanos a las carreras en las que sólo podía mejorar por mucho que los primeros circularan a distancia.

Hemos hablado con el joven Lastra y esto es lo que nos ha dicho:

Sin Egoitz el vacío será muy grande. Él era el ciclista más fuerte y sin ninguna duda el mejor ciclocrossista nacional en muchos tiempo. Todavía tenía mucho margen por delante y con su salida se va el referente. Con él aprendí muchas cosas: a preparar mejor las cosas, a medir mejor presiones que hay que llevar, cómo enfrentarte a las pruebas importantes,… pero sobre todo aprendí la forma de ver a los rivales. Ellos no tienen por qué ser más que tú. Eso siempre me lo inculcó

Egoitz fue un corredor elegante encima de la bicicleta y sabía sufrir en carrera. Nos volvió a poner en el mapa del ciclocross. Además, gracias a su nivel también consiguió que el nivel nacional aumentara

Ahora el ciclocross español tiene dos representantes genuinos, los dos últimos campeones, Aitor Hernández y multilaureado Javier Ruiz de Larrinaga, ellos son el faro y creo que sería justo decir que son un poco mejores gracias a a competencia directa y sin rodeos que Egoitz un día les planteó.

Deja un comentario